Vídeo: Situación mundial en el desarrollo de las vacunas

Laboratorios de todo el mundo trabajan contrarreloj para encontrar una vacuna destinada a la enfermedad COVID-19. No es el único recurso para detener la pandemia, pero sí el más importante. El desarrollo de vacunas se caracteriza por un alto nivel de fracaso, aunque nunca antes la comunidad científica internacional había actuado de forma tan coordinada ni con tantos recursos para solucionar un problema.

La frenética carrera por encontrar una vacuna tiene ante sí un triple desafío titánico. Primero, acortar al máximo los plazos de desarrollo sin comprometer la seguridad para los ciudadanos. Además, la vacuna tiene que poder producirse a una escala nunca antes conocida: varios miles de millones de unidades en el menor tiempo posible. El tercer paso sería asegurar campañas masivas de vacunación a un nivel nunca antes visto”.

¿Cuántas vacunas se están ensayando en el mundo?

La Organización Mundial de la Salud reconoce casi 150 proyectos que ya han encontrado un candidato a vacuna y se encuentran en fase preclínica, con pruebas in vitro y en animales. Además, hay cerca de 40 que ya la han superado y están en fase clínica, con ensayos en humanos. De ellos, varios están en la etapa 3, la más avanzada, en la que intervienen miles de voluntarios”.

¿Cómo están los proyectos españoles?

Aún en fase preclínica. España cuenta al menos con una decena proyectos que buscan una vacuna desde diferentes perspectivas.

Los tres más importantes se están desarrollando bajo el paraguas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Ninguno de ellos tiene previsto comenzar con los ensayos clínicos antes de finales de este año, como muy pronto.

¿Para cuándo o qué plazos se están manejando que pueda haber dosis disponibles?

A nivel internacional, el hecho de que ya haya tantos proyectos en la etapa más avanzada aumenta las probabilidades de éxito a corto plazo. Pero el anuncio del Gobierno ruso de que ha concluido el desarrollo de su vacuna ha generado mucho escepticismo en la comunidad científica de todo el mundo. No ha pasado el tiempo suficiente para comprobar sus efectos reales en el organismo humano.
Los cálculos más optimistas de los expertos indican que no habrá ninguna vacuna viable ni eficaz hasta mediados de 2021. La propia Organización Mundial de la Salud ha descartado una vacunación masiva contra el virus antes de 2022.

Sin embargo, en algunos casos, como el prototipo de Oxford, la producción se ha adelantado antes incluso de conocer si finalmente tendrá éxito. Si los resultados científicos la respaldan, podría comenzar a administrarse a finales de este año entre los grupos más vulnerables. España ha reservado una partida inicial de tres millones de dosis.

El proceso se está acelerando al máximo, pero hay fases que no pueden ser más rápidas. Al margen de entornos más opacos como los de Rusia o China, las principales farmacéuticas europeas y estadounidenses han firmado un acuerdo en el que se comprometen a garantizar la transparencia de todo el proceso y la seguridad de sus vacunas antes de comercializarlas.

In this article