Vídeo: Detenido por abandonar en una carretera a la hija de su novia en La Rioja

La Guardia Civil ha auxiliado a una niña de siete años que había sido abandonada a la altura del kilómetro 324 de la N-111, en Lardero (La Rioja). Cuando fue localizada, la menor se encontraba bajo gran «agitación y nerviosismo», llorando y abrazada a un perro. Asimismo, el responsable de los hechos, el compañero sentimental de la madre biológica de la menor. Se trata de un hombre de 30 años y con amplio historial delictivo que fue detenido.

Al arrestado se le considera presunto autor de un delito de abandono temporal de un menor y otro delito contra la seguridad vial, ya que el día de los hechos conducía un vehículo a motor sin tener permiso de conducción en vigor, dado que había perdido todos los puntos del carné de conducir.

En el momento del abandono, el detenido era responsable de la guardia y custodia de la niña. Su acción llegó a generar un grave riesgo para la vida, salud e integridad física de la menor.

Una alerta de la ciudadanía
La actuación policial se inició sobre las 11.00 horas del 17 de julio, cuando la Guardia Civil en La Rioja recibió una llamada de alerta, en la que se informaba de que en la N-111 se encontraba una niña de corta edad caminando sola por la vía de servicio, sin la supervisión de ningún adulto y con la única compañía de un perro a su lado.

La niña, tras ser tranquilizada y arropada por los agentes, relató que viajaba en el coche de un amigo de su madre hacia Logroño, pero que tras quedarse sin gasolina, procedió a sacarla del vehículo junto a su perro y le dijo que tendría que esperar a que regresara de buscar combustible. A unos 300 metros de allí, los agentes de la Guardia Civil hallaron el turismo, parado en uno de los carriles de circulación.

Tras ello, varias dotaciones de Guardia Civil en La Rioja y de la Policía Local de Lardero iniciaron un dispositivo de búsqueda, que se saldó con la localización y detención de esta persona en plena N-111, tras ser interceptado viajando como copiloto en el vehículo de un amigo.

Una vez en dependencias de la Guardia Civil se acogió a su derecho de no prestar declaración ante los agentes, por lo que tras la finalización de las diligencias fue puesto a disposición de la autoridad judicial, y la menor fue entregada a su madre.

In this article