Vídeo: Damián y Francisco son los rostros del dolor que puede provocar el coronavirus

Dos meses en la UCI luchando entre la vida y la muerte por culpa del coronavirus. Son las historias de Damián y Francisco, los rostros del dolor del coronavirus que deberían grabarse a fuego esos jóvenes que, a falta de poder unirse en los bares como antes de la pandemia, ahora hacen botellones en la calle sin mascarillas ni distancia de seguridad, discotecas repletas bailando en la pista de baile cuando está prohibido, echando un pulso a un virus que tal vez a ellos les perdone la vida, pero no a otros. Ya hay hasta disputas que se cobran vidas, como en Cornellá. Como destaca la última campaña de la DGT, este país no puede permitirse más muerte y los más jóvenes tienen que tomar conciencia de ellos y no convertir los fines de semana en focos de contagio permanente. Sus fiestas descontroladas cuestan vidas

In this article