Una fiesta ‘rave’ ilegal concentra a más de 200 participantes en un pueblo de Barcelona en plena pandemia

La fiesta ilegal llegó a reunir a unos 150 vehículos y a unas 250 personas.

Los Mossos d’Esquadra han denunciado a más de 200 personas por participar en una fiesta ilegal que duró más de un día junto a una casa abandonada de Rubió (Barcelona), en la que instalaron varias tiendas de campaña y carpas y se incumplieron las medidas de prevención del coronavirus.

Según ha informado este martes la policía catalana, los agentes han identificado a 49 vehículos y han levantado 219 actas contra asistentes a la ‘rave’, de cuya celebración tuvieron conocimiento el pasado domingo 11 de octubre por la mañana.

Algunos testigos advirtieron a los Mossos d’Esquadra de que la ‘rave’ llegó a reunir a unos 150 vehículos y a unas 250 personas, que rompieron las cadenas que impedían el paso en la zona e instalaron tiendas de campaña y carpas.

Cuando los agentes acudieron al lugar, los asistentes que quedaban se negaron a finalizar la fiesta y a irse, ante lo que los Mossos establecieron controles en los accesos para levantar acta a los participantes.

También efectuaron 54 pruebas de alcoholemia a los conductores, que derivaron en 13 denuncias administrativas por positivo, y 18 por drogas.

Finalmente, a las diez de la mañana del lunes 12 de octubre la fiesta ya se había dado por finalizada y no quedaba nadie en el lugar.

Los Mossos acompañaron entonces al camión que llevaba las luces y los equipos de sonido –ocho altavoces de grandes dimensiones– hasta dependencias policiales en Igualada, donde todo el material quedó decomisado.

La policía catalana ha abierto diligencias para imputar a los organizadores por un delito contra la salud pública.

CONTENIDO PATROCINADO
In this article