Una encuesta de OCU analiza cómo ha sido la educación online durante el confinamiento

El confinamiento a causa del coronavirus desde mediados de marzo dejó a muchas familias con niños en edad escolar sin educación presencial hasta final de curso.

Para conocer cuál ha sido la respuesta educativa de los colegios durante el confinamiento, y cómo han vivido las familias esta situación, OCU ha recogido la experiencia de 903 familias con hijos en educación primaria, en centros públicos y concertados.

Entre los alumnos de colegios públicos, solo el 62% tuvo clases online por videollamada con alguno de sus profesores frente al 84% de los alumnos de colegios concertados, y un dato importante, tres de cada diez alumnos de primaria se quedaron sin clase.

Dos de cada tres niños de entre 6 y 12 años tuvieron clase online. Según los datos de nuestra encuesta, entre los alumnos que recibieron clases online, la duración media de las clases, incluyendo los vídeos realizados por los profesores, fue de algo más de dos horas al día.

Entre los niños que recibieron clases online, el tiempo total dedicado a seguir las clases por videollamada y ver vídeos enviados por ellos sumó alrededor una hora y tres cuartos al día (100 minutos) para los alumnos de 1º, 2º, 3º y 4º de primaria y algo más de tres horas diarias (185 minutos) para los de 5º y 6º de primaria.

La tecnología, no siempre al alcance de todos

Para poder realizar sus tareas y seguir las clases online, ha sido imprescindible contar con la tecnología adecuada. El 51% de los niños siguieron las clases con un ordenador, otros usaban una tableta, pero un 14% tuvo que conectarse con un móvil.

No todos los niños tuvieron a su entera y exclusiva disposición un ordenador, una tableta o un teléfono para poder usarlos como herramienta en sus clasesMás de la mitad de los alumnos tuvieron que compartir el dispositivo con otros miembros de la familia.

¿Qué métodos se han utilizado en las clases online?

OCU ha preguntado a los padres de los alumnos de primaria sobre los métodos de enseñanza que se han seguido

El dato más llamativo ha sido la ausencia de clases online por videollamada con alguno de sus profesores en los colegios públicos. Mientras que en los colegios concertados era mayoritariamente el profesor principal quien impartía esas clases online por videollamada, esto solo sucedía en el 54% de los casos si el centro es público.

Otras alternativas de enseñanza online han sido el envío de vídeos realizados por los propios profesores, el envío de tareas para descargar, realizar y devolver luego a los profesores o el uso de plataformas virtuales para realizar ejercicios. También han sido recursos más usados por los profesores de los colegios concertados que por los de los públicos.

Padres implicados en las clases, pero poco satisfechos

Los datos de la encuesta reflejan que este tipo de enseñanza durante la crisis del coronavirus necesitó mucha ayuda por parte de la familia; los padres tuvieron que implicarse mucho con los estudios de sus hijos, niños de primaria, de entre 6 y 12 años que, han necesitado apoyo de sus padres.

El tiempo de las clases online, los periodos de trabajo de los niños con los profesores no recogen el tiempo que dedicó luego cada alumno a realizar deberes, que en tres de cada cuatro casos necesitó la ayuda de alguno de los progenitores.

Nota baja a las clases online de primaria

La satisfacción final de los padres con la educación online es baja, apenas un 6,1 sobre 10.  Las dificultades de los pequeños para concentrarse y trabajar solos, junto con el exceso de deberes, fueron las principales quejas de los encuestados.

No obstante, los resultados de la encuesta de OCU ponen de relieve la falta de capacidad de muchos colegios para adaptarse a la educación online, pese  a los esfuerzos de muchos profesionales, que han improvisado soluciones imaginativas, a veces usando sus propios medios personales.

In this article