Un Policía rescata a un bebé que se había quedado encerrado en casa accidentalmente

Pascual Toledo es desde esta semana, además de agente de la Policía Nacional, ángel de la guarda de un bebé de 10 meses y héroe de los vecinos del inmueble en Albacete. Todo ello tras rescatar a este pequeño que se había quedado encerrado en su domicilio, según cuenta Sur.

Su madre había salido al rellano de la escalera cuando, de repente, la puerta de la casa se cerró accidentalmente con el bebé dentro. El nerviosismo de la madre fue en aumento cuando al rato dejó de escuchar al niño y se contagió al resto de vecinos que acabaron llamando a la Policía. Cuando los agentes llegaron fueron testigos de cómo a un cerrajero que también había sido avisado se le rompió la broca del taladro con la que intentaba abrir la puerta.

Tan mala fortuna, sumada al hecho de que no se escuchaban ruidos del bebé, animó a Pascual a escalar al piso, situado a unos seis metros de altura. «La madre estaba en estado de pánico y casi no podía hablar. Como al bebé no se le oía, no sabíamos si podría haberse golpeado en la cabeza o haber vomitado con el riesgo de ahogarse. Así que decidí trepar por el patio interior y saltar por los tendederos hasta llegar al balcón», explicó este viernes el agente.

Cuando accedió a la vivienda encontró al bebé tumbado y sano. El pequeño, nada más verlo, comenzó a llorar asustado hasta que el policía abrió la puerta de la casa y pudo entrar la madre. «Nuestro trabajo es un servicio público y ha sido mi experiencia más especial como policía. Soy padre y podía ponerme en la situación de esta madre», comentó el protagonista de este rescate de película.

 

In this article