Un juez anula la orden de Madrid que prohíbe fumar en la calle y abrir las discotecas

El Gobierno de Ayuso aclara que las medidas siguen en vigor pero recurrirán el «confuso» auto.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Madrid ha anulado este viernes el decreto de la Comunidad de Madrid que prohibía fumar en terrazas, comer en el Metro y abrir a las discotecas y a los bares. Según informa 20 minutos, el juez Alfonso Villagómez Cebrián entiende que estas medidas no se pueden llevar a cabo porque la orden se basó en otra del Ministerio de Sanidad que no ha sido publicada previamente en el Boletín Oficial del Estado.

Fuentes del departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero aseguraban nada más conocerse la noticia que las nuevas medidas, que ya han sido aplicadas en otras autonomías, siguen en vigor. Según las mismas fuentes, Sanidad pidió a las comunidades que consultaran con la Justicia la ratificación de las órdenes con las que iban el ocio y otros hábitos. Esto es lo que niega el juez, aunque lo hace de forma «confusa», según el Gobierno. El consejero de Justicia, Interior y Víctimas, Enrique López, ha mostrado «su contrariedad y plena disconformidad» por la medida, que ha avanzado que recurrirán y que pedirán que sea aclarada.

«Es confuso y vamos a pedir urgente aclaración del mismo. Un comunidad tiene competencia plena para aplicar medidas especiales de salud pública de 1986 y el resto de legislación en sanidad pública, permitiendo la limitación de actividades económicas y otra naturaleza, ya que medidas similares ya han sido aprobadas por otros jueces de lo Contencioso de la Comunidad de Madrid, sino de toda España».

Fue el pasado 14 de agosto cuando el departamento que dirige Salvador Illa acordó con las autonomías, que tienen las competencias para ello, el cierre del ocio nocturno y la prohibición de fumar si no hay distancia de seguridad. En base a ese acuerdo, las comunidades han ido adoptando estas medidas que, sin embargo, pone en duda ahora este juez ya que ese acuerdo solo fue «verbal» y no fue publicado como es necesario.

In this article