Un joven pierde dos dedos de una mano por la picadura de una «araña violinista» en Ibiza

Un joven galés, que pasaba sus vacaciones en la isla de Ibiza ha perdido dos dedos de una mano y parte de otro debido a la picadura de una venenosa araña que puede encontrarse en Ibiza. Cuando llegó a urgencias, la mano en la que le había picado la araña presentaba varios dedos necrosados, y una ulceración en la palma. Los médicos descartaron salvarle los dedos y ahora luchan por salvar la mano.

El afectado pasó primero por la clínica privada Sant Antoni. Según contó allí, había sucedido al atardecer, mientras veía la puesta de sol junto a unos amigos. Inmediatamente, en la clínica le administraron antibióticos y corticoides, para evitar que la infección que ya afectaba a varios dedos que habían quedado gangrenados, se extendiera al resto de la mano. Pero al ver que no mejoraba, decidieron derivarlo al hospital, como recoge el diario ‘El periódico’.

Una vez ingresó en el Hospital Can Misses, 24 horas después de la picadura, con la mano cada vez más hinchada y más morada, los médicos se centraron en encontrar qué araña había causado semejante daño para poder tratarlo de la mejor manera posible.

Lexosceles reclusa, más conocida como «araña violinista»

El joven no podía describir a la araña que le había picado, así que los médicos tuvieron que basarse en el informe clínico y los síntomas para averiguar qué clase de araña era la responsable de la picadura. Con ello, todo apuntaba a que podía tratarse de la ‘lexosceles rufescens’, más conocida como araña violinista, que se encuentra en lugares rocosos y húmedos, como cuevas, donde el joven había estado previamente y de la que ya hay estudios que la sitúan en Ibiza.

Los tratamientos que se le aplicaron allí siguieron la misma línea que los aplicados en la clínica: a que no se extendiera la infección.  Se trata tan solo  del quinto caso similar del que se tiene constancia en España por lo que no existe un protocolo específico a seguir en estos casos.

 

Necrosis en dos dedos y parte de otro

Después de dos semanas ingresado en el hospital, se stableción que había una necrosis en los dedos índice y corazón y en parte del índice. Desde un principio, los médicos sabían que era casi imposible salvar esos dedos, así que todo su esfuerzo estuvo enfocado en salvar los demás. Pero, tras esas dos semanas llegó la confirmación de que tenían que amputar esos dedos. 

Como el tratamiento iba a ser prolongado, los médicos baleares le recomendaron volver a Gales para seguir con él y contar con el apoyo psicológico de su familia cuando perdiera los dedos. En estos momentos, continúa con el tratamiento en su país y está a la espera de someterse a una intervención para que se le amputen dos dedos.

Varias picaduras anuales en Ibiza

Guillem Pons, profesor del departamento de Geografía de la Universitat de les Illes Balears especializado en Biogeografía, y que llevó a cabo su tesis doctoral sobre las arañas de Baleares, cree sin embargo que «no hay constancia» de que la ‘lexosceles reclusa’ exista en Baleares, según recoge ‘El Periódico’ y cree que se trató en realidad de una ‘loxesceles rufescens’, la araña más venenosa de la Península ibérica.

«Cada año hay casos de picaduras de esta especie que se complican, ya que es una especie relativamente común en Balears», explica el profesor. Según cuenta, este tipo de arácnidos se encuentran «tanto en ámbitos urbanos como en zonas agrícolas, así como en cuevas, rocas o lugares húmedos».

Su veneno es muy parecido al de la lexosceles reclusa, «Provoca necrosis, ulceraciones y, posteriormente, caída de la piel», indica el experto, que describe que «son de aspecto pardas, delgadas y de patas largas, pero no muy grandes, y suelen caminar por el suelo y esconderse debajo de las piedras, en entradas de cuevas o en un armario húmedo».

El profesor dice no recordar casos tan graves como este, que hayan acabado en amputaciones, pero sí advierte de que hay varias picaduras al año de esta araña en la Isla y que incluso pueden causar la muerte si no se tratan adecuadamente.

In this article