Un guardia civil persigue con su bebé en brazos a un hombre que intentaba entrar a robar en su domicilio

En plena carrera, el agente entregó a su hija de nueve meses a unos obreros y acorraló al delincuente, que tras atacar a su víctima con unas tijeras, fue detenido.

Un guardia civil fuera de servicio de Torrevieja (Alicante) pilló in fraganti a un ladrón mientras intentaba forzar la cerradura de su vivienda, donde se encontraba en ese momento con su hija de nueve meses. A pesar de identificarse como policía, el hombre se resistió a la detención y le propinó puñetazos y patadas.

El agente estaba descansando en su casa junto a su bebé cuando le pareció oír un ruido extraño en la puerta y se asomó por la mirilla, por donde vio a alguien intentando manipular la cerradura, informa el instituto armado en un comunicado.

Seguidamente, el afectado siguió corriendo detrás mientras le gritaba que parara. Una vez alcanzado, el sospechoso se resistió y se puso a lanzar patadas y puñetazos.

Al ver que no era suficiente, sacó unas tijeras que llevaba ocultas entre la ropa, probablemente el objeto con el que intentó manipular la cerradura, y trató de clavárselas al agente. Así logró fugarse y ocultarse en el interior de una finca a escasos metros.

Pero el guardia civil continuó persiguiéndolo mientras pedía apoyo a sus compañeros por teléfono. Tras la llegada de varias patrullas, el ladrón fue atrapado dentro de la parcela donde se había escondido, debajo de un seto.

Otros dos vecinos del edificio del agente denunciaron que había intentado entrar a robar en sus viviendas durante el mismo día. Se trata de un hombre de 54 años, francés y con antecedentes por robos en localidades de la Vega Baja (Alicante).

Está en libertad con cargos tras ser detenido por tentativa de robo en viviendas y atentado a la autoridad y prestar declaración. El guardia civil presenta numerosas contusiones de diversa índole, pero se encuentra en buen estado de salud.

In this article