Tres hermanas detenidas en Madrid por estafar más de 31.000 euros a ancianos

Fingían tener un número premiado y se lo cambiaban a los mayores por dinero en efectivo, joyas, teléfonos o bolsos. Cuando conseguían el dinero, le colocaban un amuleto que en realidad era un chip con geolocalización y micrófono.

Agentes de la Guardia Civil, en el marco de la operación “Guayaca”, han logrado la detención de tres personas por su presunta participación en un grupo criminal dedicado a estafar a personas de avanzada edad por el método del “boleto premiado” y que actuaba en diferentes municipios de la Comunidad de Madrid, según informa 20 Minutos.

La investigación se inició el pasado mes de septiembre, cuando se recibieron varias denuncias en diferentes acuartelamientos de la Guardia Civil en las que personas de avanzada edad manifestaban haber sido víctimas de una estafa relacionada con décimos de lotería premiada.

Ante la multitud de coincidencias que existían entre los hechos que manifestaron las víctimas, así como en lo relativo a la descripción física de las autoras y al modus operandi utilizado, se sospechó que detrás de la autoría se encontraba un grupo completamente estructurado y coordinado, iniciándose así la operación.

Las detenidas tienen 38, 35 y 28 años y han podido conseguir un botín que supera los 31.000 euros en dinero en efectivo y los 6.500 euros en joyas, relojes, carteras, bolsos y teléfonos.

El grupo lo formaban tres mujeres que resultaron ser hermanas y que seguían siempre un mismo patrón de actuación: una de ellas abordaba a personas de avanzada edad que estuvieran solas en la vía pública, utilizando acento gallego, les decía que tenía un boleto de lotería y que no sabía dónde ir a cobrarlo. Acto seguido aparecía en la escena otra de las autoras, quien simulaba ser abogada y quien hacía creer a la víctima que la lotería estaba premiada.

Además, con el objetivo de darle más credibilidad, se realizaba una llamada telefónica en manos libres a la tercera autora, que se hacía pasar por lotera, y quien confirmaba el premio del décimo.

Cuando se habían ganado la confianza de la víctima la convencían para que se quedara con los décimos premiados, y a cambio le pedían dinero en efectivo y joyas. En el momento en que tenían en su poder el dinero, le colocaban un amuleto a modo de collar, que en realidad era un dispositivo con geolocalización y micrófono, para controlar lo que decían y poder actuar en el caso de que la víctima se hubiera dado cuenta de la estafa.

Hasta la fecha se han localizado 10 víctimas del grupo en los municipios de Arganda del Rey, Rivas Vaciamadrid, Colmenar Viejo, Collado Villalba, Villanueva de la Cañada, Algete, Humanes y Ciempozuelos.

Ante la gravedad de los hechos se ha procedido a la detención de las autoras cuando circulaban con una de las víctimas en el interior del vehículo así como al registro minucioso del mismo, hallando los agentes en el interior dinero en metálico, tres dispositivos de localización GPS de similares características a los aportados por las víctimas y diez décimos de lotería.

Las autoras son reincidentes en hechos de la misma naturaleza y que se desplazaban desde su residencia en el municipio toledano de Talavera de la Reina en diferentes vehículos para cometer los hechos con un documento falsificado, simulando ser trabajadoras de una empresa y poder justificar así el traslado de una comunidad autónoma a otra.

Se les imputan delitos de pertenencia a grupo criminal, un delito continuado de estafa, un delito contra la intimidad al colocar a las víctimas geolocalizadores sin su consentimiento y un delito de blanqueo de capitales, al intentar legalizar el dinero estafado a través de una floristería que regentaban en Talavera de la Reina.

In this article