Treinta agentes de la Guardia Civil desalojan una pedida de mano en Casalarreina (La Rioja)

Los 50 asistentes, que se habían desplazado de distintos puntos, se negaron de forma rotunda y hasta en tres ocasiones a acatar las órdenes de los agentes.

Una treintena de agentes de la Guardia Civil en La Rioja disolvieron el pasado viernes de forma pacífica y sin incidentes graves, la celebración de una pedida de mano que acogió en un inmueble de Casalarreina a 50 personas.

En un primer momento, según relata la Guardia Civil en una nota, los asistentes al evento, que habían acudido desde diferentes puntos de la geografía, como Cáceres, Portugal, San Sebastián y Zaragoza, además de Casalarreina y Haro, se negaron de forma rotunda y hasta en tres ocasiones a acatar las órdenes de los agentes.

Debido a su negativa se envió al lugar una treintena de agentes del Servicio de Seguridad Ciudadana, para desalojar al medio centenar de personas que se encontraban en el interior del establecimiento, «algunos de ellos muy perjudicados por la ingesta masiva de bebidas alcohólicas», indica la Benemérita.

Una vez identificados, los agentes les informaron de que serían propuestos para sanción, tras haber incumplido las medidas de prevención e higiene para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, dictadas mediante resolución de 1 de septiembre de 2020, por la Secretaría General Técnica de la Consejería de Salud y Portavocía del Gobierno de La Rioja.

Contra el responsable del local y organizador del evento se ha tramitado la correspondiente acta/denuncia por infracción grave a la Ley General de Salud Pública, que prevé penas de multa de entre 3.001 y 60.000 euros.

In this article