Todos los autobuses nocturnos interurbanos de Madrid tendrán paradas a la carta para mujeres y menores

Hasta el pasado 31 de julio, casi 500 personas (el 95% de ellas mujeres) habían hecho uso del sistema.

Las mujeres y los menores de edad tendrán la potestad de decidir dónde parar cuando cojan un autobús interurbano (los verdes) a partir del mes de octubre. La Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid, dirigida por Ángel Garrido (Cs), va a ampliar a las 40 líneas de la red de interurbanos el sistema de paradas a demanda que comenzó como proyecto piloto el pasado mes de enero en rutas que daban servicio a los municipios de Pinto, Valdemoro, Leganés, Fuenlabrada, Parla y Las Rozas.

Este es uno de los anuncios que va a realizar la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, este lunes en la sesión inaugural del debate del Estado de la Región, el primero desde que alcanzó la presidencia en Agosto de 2019.

Según destacan desde Transportes, el proyecto experimental que ya acumula seis meses de funcionamiento y que se instaló en seis líneas se ha desarrollado ·sin incidencias y ha tenido muy buena acogida entre los usuarios y ayuntamientos» como los de Alcorcón, Móstoles, Torrejón de Ardoz, Alcalá de Henares. También en el de Madrid. En enero, el delegado municipal de Medio Ambiente, Borja Carabante (PP), calificó la medida de «extraordinaria» y hace unos días el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, anunció que pondrá en marcha el sistema en un autobús de la EMT cuando se apruebe la nueva Ordenanza de Movilidad.

Hasta el pasado 31 de julio, 489 personas hicieron uso del sistema (el 95% eran mujeres), siendo las líneas que conectan Atocha con Parla y con Fuenlabrada las que más solicitudes han registrado, con 199 y 136 peticiones respectivamente.

Tal y como recuerdan desde la Consejería, el objetivo es que las mujeres y los menores de edad puedan acortar sus recorridos por la noche, «ofreciéndoles así una mayor seguridad«. Eso sí, siempre con unas reglas previas, ya que el punto de parada solicitado debe estar incluido en el itinerario de la línea y solo es válido si es en ámbito urbano, si la acera cuenta con una anchura mínima de un 1,5 metros y si la parada «no genera situaciones de riesgo».

Los usuarios deben comunicar personalmente al conductor con una parada de antelación el lugar donde desean bajarse, así como situarse en la parte de delante del autobús, ya que el descenso solo se realiza por la puerta delantera.

Además, los autobuses no pueden parar a menos de cinco metros de una esquina, cruce o bifurcación; también tienen prohibido obstruir los accesos de vehículos en inmuebles señalizados con vado; así como parar en lugares donde se impida la visibilidad de la señalización a usuarios o conductores o estacionar en glorietas, isletas, medianas, pasos a nivel, de peatones o para ciclistas.

In this article