Tardan cuatro años en dar de baja a una usuaria de un seguro de decesos

Antonia H.F., residente en la localidad extremeña de Montijo, suscribió un contrato para un seguro de decesos con Fiatc en mayo de 2014.

El pago de la prima se realizaba de forma semestral y la duración de la póliza era prorrogable anualmente. Un año después, en agosto de 2015, comunicó a la compañía su deseo de finalizar el contrato y no renovar el seguro a partir de la siguiente prórroga.

Para su sorpresa, Fiatc siguió cobrándole periódicamente las primas del seguro. En total, hasta diciembre de 2019, fecha en la que le cursaron finalmente la baja, le habían cobrado 461 euros. Antonia decidió entonces acudir a FACUA para que le ayudara a reclamar a la aseguradora que le devolviera dicha cantidad.

El equipo jurídico de la asociación se dirigió a Fiatc para instarle a que reembolsara los 461 euros a la usuaria, ya que la baja deberían haberla cursado en 2015 y, por tanto, dichos cobros eran indebidos. En el escrito, FACUA indicaba que el artículo 22 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro establece que «las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de, al menos, un mes de anticipación a la conclusión del período del seguro en curso cuando quien se oponga a la prórroga sea el tomador«.

De igual forma, la asociación también señalaba que el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, recoge como cláusula abusiva «la transmisión al consumidor y usuario de las consecuencias económicas de errores administrativos o de gestión que no le sean imputables«.

Finalmente, tras la reclamación de FACUA, Fiatc ha procedido a confirmar que el contrato del seguro de decesos se dio de baja en diciembre de 2019 y a devolver los 461 euros a Antonia, que ya los ha recibido.

In this article