¿Son seguros los nuevos porta mascarillas?

El uso de mascarillas es obligatorio en espacios cerrados y en la vía publica, siempre que no se pueda garantizar la distancia física de seguridad entre personas. Su utilización extendida ha hecho que surjan nuevos utensilios que intentan hacernos más fácil la vida. Lo último: el porta mascarilla, unas fundas o estuches fabricados con materiales como cartón o polipropileno reciclable. ¿Son seguros estos productos? ¿Cómo deben higienizarse?

Según 20 minutos, el elemento donde la guardemos no tiene que generar un aumento de condensación, ni de temperatura. Tiene que estar ventilado, ya que «una mascarilla es un elemento potencialmente contaminado». En este sentido, Rosalía Gozalo, vocal de Dermofarmacia y Productos Sanitarios del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), recalca que lo más importante para que estos productos sean seguros es que transpiren y que no acumulen la humedad.

Además, «tienen que contar con un sistema de cierre que sea seguro para que no pueda haber contaminación cruzada al guardar la mascarilla». Por otra parte, tienen que permitir colocarla de forma correcta para que no se deteriore y así «mantener la mascarilla en su forma original», ya que sus elementos de sujeción son igual de importantes.

Respecto a su limpieza, el fabricante indicará cómo hacerlo en el envase y dependerá, en todo caso, del material con el que se haya fabricado. En todo caso, se puede utilizar «un alcohol de 70 grados, un producto tipo Sanytol e incluso las propias soluciones hidroalcohólicas», añade Rosalía Gozalo. En el caso de que sean de polipropileno, se pueden limpiar con agua y jabón.

In this article