Se acerca una ciclogénesis explosiva que provocará fuertes borrascas y vientos huracanados

Tras haber disfrutado este miércoles del ‘veranillo de San Miguel’ hay que estar pendiente de una masa de aire polar que se acerca por el noroeste, el ‘cordonazo de San Francisco’.

Después de días de temperaturas estables y agradables, el otoño llegará de forma definitiva con la llegada del fin de semana, que traerá profundas borrascas y bajadas intensas de temperaturas.

Según informan los expertos de Meteored, este jueves «una ciclogénesis explosiva dará lugar a una borrasca de alto impacto que provocará vientos huracanados» y, por ende, un brusco cambio de tiempo que se notará en la Península Ibérica y las Islas Baleares.

«Este jueves se formará un seno de bajas presiones al noroeste de Galicia, que estará sobrevolado por un chorro polar extremadamente intenso para la época del año. La interacción de estos factores generará una intensa borrasca que se profundizará muy rápidamente, a razón de más de 24 hPa en 24 horas. Este proceso, con caídas de presiones tan repentinas, se conoce como ciclogénesis explosiva», explica el meteorólogo y coordinador de la RAM, Franciso Martín.

Y es que la borrasca que se produzca como consecuencia de esa ciclogénesis explosiva se irá intensificando, generando fuertes vientos a su alrededor, que pueden incluso convertirse en rachas huracanadas, mala mar y temporal duro. «Debemos estar atentos desde hoy mismo, es una situación que posee alta incertidumbre», advierte el meteorólogo.

Un ‘cordonazo de San Francisco’ más intenso de lo normal
Este cambio brusco suele suceder en octubre, con la llegada de la estación de otoño, pero los fenómenos que se sucedan este fin de semana se producirán «con más ímpetu de lo normal». Así lo afirma el meteorólogo de ‘Meteored’ José Miguel Viñas, refiriéndose al conocido como «cordonazo de San Francisco», que se refiere al primer temporal de otoño.

¿Qué es el «cordonazo de San Francisco»?
Según la tradición, cuando el diablo le acechaba, este santo se deshacía de él fustigando el aire con el cordón que llevaba atado a la cintura. Al hacer ese gesto, en el cielo se organizaba una enorme tormenta de rayos y truenos que hacían huir al demonio. Se trata de una historia muy arraigada en España e Iberoamérica, y en nuestro país se suele asociar la festividad de San Francisco con la llegada de los primeros temporales.

Obviamente casos como este pertenecen al ámbito de las creencias o a la tradición oral popular, y no tienen ningún rigor científico. No es extraño que en esta época tengamos inestabilidad, ya que la atmósfera se suele mostrar muy dinámica y se van sucediendo distintos tipos de tiempo.

Fuertes vientos y posibles «estragos» por la ciclogénesis explosiva
Una ciclogénesis explosiva suele traer consigo fuertes vientos que, según indica el director de Meteorología de ‘Meteored’, José Antonio Maldonado, «podrán superar los 100 kilómetros por hora», superando incluso en altura los 200 kilómetros por hora en los Montes de León, sistemas Central e Ibérico, sierras orientales de Andalucía, Castilla-La Mancha y prelitoral de Valencia.

«Este tipo de fenómenos se caracterizan por la gran rapidez con la que se desplazan y, en consecuencia, son de corta duración, pero a su paso puede causar estragos», explica Maldonado.

In this article