Rodrigo Lanza, condenado a 20 años de prisión por el ‘crimen de los tirantes’

La Audiencia de Zaragoza ha condenado a Rodrigo Lanza a 20 años de prisión por asesinato agravado por motivos ideológicos de Víctor Laínez, de 55 años, en un pub de la capital aragonesa. El caso se conoce como ‘crimen de los tirantes’, porque la acusación defendió que la trifulca que acabó en el asesinato de Laínez empezó por una bandera de España en dicha prenda.

El jurado dejó el martes pasado el juicio visto para sentencia y dio por probado  que Rodrigo Lanza entró en el bar Tocadiscos de Zaragoza a las 3.00 horas del 8 de diciembre de 2017, donde se encontraba Laínez. También, que poco después uno de sus amigos le dijo -al ahora condenado- que Laínez era «de extrema derecha o neonazi» y que en ocasiones llevaba tirantes con los colores de la bandera española.

Según este relato, en la conversación, Lanza le llamó «facha y fascista» y le dijo que La Madalena era un barrio «antifascista», que «no querían nazis en el barrio» y que «no era bienvenido».

El jurado recalcó que Laínez no portaba una navaja -como decía la defensa- cuando mantuvieron un encuentro en la entrada del bar. «Como consecuencia de la agresión sufrida, falleció el 12 de diciembre de 2017 en el Hospital Clínico de Zaragoza».

En el cuerpo de Laínez no había lesiones que indicaran la existencia de defensa o lucha. La Policía Nacional no encontró ninguna navaja en la inspección ocular realizada posteriormente.

Este es el segundo juicio contra Rodrigo Lanza por el mismo caso, ya que la Audiencia Provincial de Zaragoza ya le había juzgado y condenado a cinco años de prisión, una sentencia que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) anuló al considerarla no motivada, ordenando repetir el juicio.

Lanza se encuentra preso en la cárcel de Zuera (Zaragoza).

La defensa de Lanza, ejercida por el abogado Endika Zulueta, ha avanzado a Arainfo que recurrirán la sentencia al TSJA, al considerar que hubo «multitud de violaciones de los derechos fundamentales durante la vista». En caso de que no estimen el recurso, se recurrirá al Tribunal Supremo, al Constitucional y, en última instancia, al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

In this article