Reino Unido acusa a ‘hackers’ rusos de tratar de robar datos sobre sus vacunas frente a la Covid-19

La carrera por la vacuna frente a la Covid-19 está movilizando cientos de millones de dólares y laboratorios de Norteamérica, Europa y China están tratando de acortar plazos al máximo para que sus respectivos proyectos sean los primeros en alcanzar la ansiada meta. 

El botín es tan preciado que solo era cuestión de tiempo que el juego sucio entrara en escena. El Reino Unido, que patrocina uno de los proyectos más avanzados, desarrollado por la Universidad de Oxford, ha denunciado este jueves que ‘hackers’ vinculados con el Gobierno ruso han tratado de usurpar secretos de la búsqueda de la vacuna, una acusación rechazada por el Kremlin, según informa 20 minutos.

«Condenamos estos ataques despreciables contra aquellos que desempeñan un trabajo vital para combatir la pandemia del coronavirus», ha señalado Paul Chichester, el director de operaciones del centro británico en un comunicado conjunto de las agencias de ciberseguridad del Reino Unido, Estados Unidos y Canadá.

Las autoridades de estos estados atribuyeron el ataque al grupo APT29, también conocido como Cozy Bear, al que consideran con casi total seguridad vinculado a los servicios de inteligencia de Rusia.

Por su parte, el ministro británico de Exteriores, Dominic Raab, ha pedido en un comunicado divulgado por el Foreign Office –el ministerio de Exteriores británico– el final de estos ciberataques «irresponsables» por parte de los servicios de inteligencia rusos, «que han estado recogiendo información sobre desarrollo e investigación de la vacuna contra la Covid-19».

«Es completamente inaceptable que los servicios de inteligencia rusos tengan como objetivo a aquellos que trabajan para combatir la pandemia de coronavirus», ha apuntado Raab.

El titular británico de Exteriores ha agregado que «mientras otros persiguen sus intereses egoístas con una conducta descuidada, el Reino Unido y sus aliados continúan desempeñando el duro trabajo de encontrar una vacuna y proteger la salud global».

«El Reino Unido continuará luchando contra aquellos que realizan este tipo de ciberataques y trabajando con nuestros aliados para llevar a los responsables ante la justicia«, ha concluido el ministro.

La agencia de ciberseguridad británica no ha descartado que puedan repetirse ataques similares organizaciones relacionadas con la investigación de la vacuna frente a la Covid-19 en el futuro.

El Reino Unido y EE UU ya advirtieon en mayo dela existencia de redes de hackers que tenían como objetivo organizaciones nacionales e internacionales que estaban respondiendo a la pandemia, pero nunca, hasta ahora, habían establecido una conexión con Rusia de manera explícita.

In this article