¿Quién debe vacunarse de la gripe en esta campaña?

Entre ellos, también están las personas que puedan transmitir la gripe a personas con alto riesgo de presentar complicaciones y aquellas que trabajan en servicios públicos esenciales.

La campaña de vacunación antigripal 2020-2021 comenzará antes de tiempo, tal y como informó el pasado viernes el ministro de Sanidad. De este modo, está previsto que comience durante la primera semana del mes de octubre, debido a la incertidumbre de la actual situación sanitaria ocasionada por el coronavirus, según 20 minutos.

Por el mismo motivo, se intentará reforzar la vacunación en ciertos grupos, alcanzando coberturas del 75% en mayores, preferentemente a partir de 65 años, y en el personal sanitario y sociosanitario, así como superar el 60% en embarazadas y en personas con condiciones de riesgo.

Según el documento elaborado por el Ministerio de Sanidad y el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sobre la campaña de la gripe 2020-2021, hay algunos grupos de población «diana» de vacunación antigripal, ya que son los grupos más vulnerables o los profesionales que, por su ocupación, proporcionan servicios esenciales.

Así, en primer lugar se encuentran las personas mayores, a partir de los 65 años de edad, haciendo especial referencia a las personas que viven en instituciones cerradas. Del mismo modo, deben vacunarse las personas menores de 65 años que presenten algún riesgo de complicación derivado de la gripe, entre las que se encuentran: 

  1. Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares, neurológicas o respiratorias, incluyendo displasia broncopulmonar, fibrosis quística y asma.
  2. Menores entre los 6 meses y los 18 años de edad, que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe.
  3. Personas de cualquier edad (≥6 meses) institucionalizadas de manera prolongada.
  4. Mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación y mujeres durante el puerperio (hasta los 6 meses tras el parto y que no se hayan vacunado durante el embarazo).
  5. Menores entre los 6 meses y los 2 años de edad con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas de gestación.
  6. Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con:
  • diabetes mellitus
  • obesidad mórbida (índice de masa corporal ≥40 en adultos, ≥35 en adolescentes o ≥3 DS en la infancia)
  • enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico
  • hemoglobinopatías y anemias
  • hemofilia, otros trastornos de la coagulación y trastornos hemorrágicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y transfusiones múltiples
  • asplenia o disfunción esplénica grave
  • enfermedad hepática crónica, incluyendo alcoholismo crónico
  • enfermedades neuromusculares graves
  • inmunosupresión (incluyendo las inmunodeficiencias primarias y la originada por la infección por VIH, por fármacos –incluyendo tratamiento con eculizumab-, en los receptores de trasplantes y déficit de complemento)
  • cáncer y hemopatías malignas
  • implante coclear o en espera del mismo
  • fístula de líquido cefalorraquídeo
  • enfermedad celíaca
  • enfermedad inflamatoria crónica
  • trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras

Por otro lado, es recomendable la vacunación en personas que puedan transmitir la gripe a personas con alto riesgo de presentar complicaciones, es decir, las personas que trabajen en centros sanitarios, personal de oficinas de farmacia, personas que trabajan en instituciones geriátricas o proporcionen cuidados domiciliarios, estudiantes en prácticas en centros sanitarios, así como las personas que conviven con otra que sea de riesgo.

Por último, hay otros grupos de riesgo, también por su ocupación, a los que se recomienda la vacuna antigripal, entre ellos, personas que trabajan en servicios públicos esenciales, como fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, bomberos, servicios de protección civil, personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias o personal de instituciones penitenciarias. También las personas con exposición laboral directa a aves domésticas o a cerdos en granjas o explotaciones avícolas o porcinas y también a aves silvestres.

In this article