Prisión permanente para una pareja por el asesinato de un bebé en Tenerife

El tribunal ha desvelado que «le rompieron el hígado, provocándole una hemorragia interna que causó su muerte».

La sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado prisión permanente revisable a una pareja por maltrato y asesinato de la bebé de cinco meses de la mujer, en mayo de 2018 en Tenerife, ha informado este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, según 20 Minutos.

Desestima la sala los recursos de casación interpuestos por los dos condenados contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias que confirmó la dictada por un tribunal del Jurado de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife que impuso, además, una pena de dos años de prisión a cada uno por un delito de malos tratos habituales.

El tribunal indica que los dos condenados, o uno de ellos, pero en todo caso con el conocimiento y el consentimiento del otro, entre el 22 y el 27 de mayo de 2018, ambos inclusive, «golpearon, zarandearon y propinaron fuertes apretones con las manos y de forma reiterada a la víctima, produciéndole multitud de hematomas distribuidos en la cabeza, piernas, brazos, espalda y abdomen, lugar este en el que se concentraban la mayor parte de ellos».

Como consecuencia de fuertes y violentas compresiones o de uno de los golpes «le rompieron el hígado, provocándole una hemorragia interna que causó su muerte, sufriendo la menor a consecuencia de ello un gran dolor durante un prolongado espacio de tiempo que a su vez indujo un intenso llanto».

El bebé murió por una hemorragia interna

Como informa 20 Minutos, la sala señala que, aunque el tribunal del Jurado no pudo declarar probado quién de los dos acusados realizó cada uno de los golpes durante los cinco días, sí concluyó que «fueron ambos o uno de ellos, con conocimiento y consentimiento del otro, expresando un supuesto de coautoría conjunta con recíproca imputación del resultado producido, pues ambos estuvieron presentes durante los cinco días que duró la conducta que produjo los dos resultados típicos, las lesiones y la muerte de la menor«.

Agrega que «no es lógico entender que durante esos cinco días uno de los dos no hiciera nada, adoptara una actitud de inactividad absoluta o, como se sugiere, que desconociera lo que ocurrió en la habitación durante cinco días, con los llantos de una bebé maltratada».

La sentencia recurrida, como la de instancia, -según la sala- evidencian la participación en los hechos, por acción o por omisión, de ambos recurrentes.

Descartada la versión accidental

Recuerda que «hasta cuatro médicos declararon sobre la etiología de las lesiones de la menor de cinco meses, todos concurrentes en sus conclusiones, los hematomas y lesiones son causales a episodios de maltrato y la rotura del hígado no obedece a un hecho fortuito o accidental, sino que es producto de un golpe o una presión intensa sobre el cuerpo del bebé».

Respecto a la autoría de los acusados, indica que «resulta probado, y así lo expresa, por ser ellos dos las únicas personas que atendían a la menor y a la otra hermana de 19 meses de edad, quienes estaban en la habitación de reducidas dimensiones de la que apenas salían, solo para lo imprescindible».

Asimismo, descarta la versión accidental proporcionada por los acusados, ya que la prueba pericial refleja el dolor que tuvo que sufrir la menor por la rotura del hígado.

In this article