Paschal Donohoe es el nuevo presidente del Eurogrupo

El Eurogrupo ha elegido este jueves a Paschal Donohoe como nuevo presidente de este organismo clave en la cooperación entre los miembros de la zona euro para los dos próximos años y medio en sustitución al portugués Mario Centeno.

El irlandés se ha impuesto en la votación a la ministra española Nadia Calviño y al luxemburgués Pierre Gramegna, que también aspiraban al puesto.

Donohoe, de 45 años, casado y padre de dos hijos, es graduado en Ciencias Políticas y Economía por el Trinity College y asumió la carteras de Finanzas en junio de 2017 como miembro del Fine Gael, el partido conservador irlandés. Desde el pasado mes de febrero, cuando tuvieron lugar las elecciones generales en las que se impuso el SinnFein, su partido está negociando con el centrista Fianna Fail y el Partido Verde formar una ‘Gran Coalición’.

Antes de ser ministro de Finanzas, asumió en 2013 la carteras de Asuntos Europeos, así como posteriormente la de Transporte, Turismo y Deporte y la de Gasto Público y Reforma entre 2014 y 2016. La primera vez que fue elegido miembro de la Cámara Baja de Dublín fue 2011, por lo que solo tardó tres años en ocupar puestos de gobierno.

A Donohoe se le atribuye parte del éxito de Irlanda para salir de la crisis de 2008, cuando Dublín pidió en 2010 un rescate a la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 85.000 millones de euros y tuvo que aplicar durante tres años un durísimo plan de austeridad. También ha participado de forma activa en las duras negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la UE.

El democristiano, que forma parte del Partido Popular Europeo (PPE), ha insistido en los últimos días en que su objetivo es trabajar «para trazar un camino común hacia adelante, para construir la recuperación europea, fortalecer la economía de la zona euro y promover un crecimiento sostenible e inclusivo para los Estados miembros y sus ciudadanos».

Donohoe, de perfil conservador, debe ser capaz de mediar para solucionar las diferencias que mantienen los países del norte y el sur en el aspecto económico.

De hecho, su posición en este sentido no está clara, ya que ha sido un firme defensor de la ortodoxia económica, aunque también ha apostado por una mayor flexibilidad en estos momentos de crisis para poder afrontar la recuperación tras la pandemia del coronavirus.

In this article