Ourense, primera ciudad de España que prohíbe las reuniones entre no convivientes

Las autoridades sanitarias de la Xunta de Galicia han acordado prohibir las reuniones de personas no convivientes en el municipio de Ourense y han incluido a Ortigueira y Cambados entre los sometidos a restricciones, debido al aumento de contagios por coronavirus.

Así lo ha anunciado el conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, en una conferencia de prensa al concluir la reunión del subcomité clínico de seguimiento de la evolución en Galicia de la pandemia de Covid-19.

Las alarmantes cifras presentadas por la provincia, 850 casos activos actualmente, han hecho que desde la Conselleria se haga un llamamiento a la población a adoptar una «responsabilidad individual y colectiva» para evitar la propagación del virus, al indicar que la mayor parte de contagios se dan en reuniones sociales y familiares, por lo que han acordado limitar las reuniones exclusivamente a personas convivientes «en cualquier espacio, interior y exterior», salvo en el ámbito escolar, laboral y administrativo.

Esto se traduce en que los ciudadanos que residan en las zonas de nivel 2 podrán estar en locales solo si conviven juntos y se mantienen las restricciones para el barrio del Couto.

Además, el municipio de Cambados se ha incluido en la lista de los sometidos a restricciones de limitación de aforos y reuniones junto a otros cuatro de la comarca del Salnés -Vilagarcía, Vilanova, Sanxenxo y Meis- tras detectar una elevada incidencia de contagios en los últimos siete días.

También tendrá restricciones el municipio de Ortigueira, el primero de la comarca de Ferrolterra en ser sometido a limitaciones de movimiento de la población, y se mantienen en el de Verín.

Esas medidas, que serán revisadas en siete días, serán publicadas esta noche en el Diario Oficial de Galicia y entrarán en vigor a partir de la medianoche de este sábado, según la Xunta.

El titular de Sanidad de la Xunta ha expresado su preocupación por la situación de Ourense, que es «la ciudad que más nos preocupa a todos, con mucha diferencia», y ha observado que a pesar de todas las medidas adoptadas en los últimos días, «los indicadores siguen empeorando».

En la actualidad, la cifra de casos activos en la provincia asciende a unos 850, de los que 82 se encuentran ingresados en centros médicos, 10 de ellos en terapia intensiva en la UCI del Complejo hospitalario.

Se trata de una cifra similar a las del pasado mes de abril, por lo que las autoridades no descartan la posibilidad, en última instancia, de ordenar un confinamiento de la población en sus viviendas, si no se reducen los contagios en los próximos días.

La transmisión del virus registrada mediante pruebas moleculares PCR está por encima de la media de Galicia y «sigue incrementándose la curva» de contagios, ha apuntado en un audio remitido a los medios un integrante del comité, el jefe del servicio de urgencias del hospital del Salnés, Tato Vázquez Lima.

La incidencia acumulada sigue incrementándose en el municipio con 72 casos por 100.000 habitantes en los últimos tres días y por encima de 160 a siete días, según sus cálculos.

In this article