No terminan de llegar las ayudas para los que viven de alquiler

El Gobierno ha previsto algunas ayudas para capear la situación, pero si optas a ellas, has de tener paciencia porque se están materializando lentamente.

La brusca pérdida de ingresos o su disminución por culpa de la crisis del coronavirus ha hecho que muchas personas se encuentren en dificultades para hacer frente a pagos obligados. Según las encuestas con las que estamos siguiendo la situación sobre la marcha, un 9% de los hogares españoles no consigue pagar el alquiler como hacía normalmente.

Visto lo visto, el Gobierno estableció distintos tipos de ayudas para afrontar pagos obligados, como el de la renta del alquiler.

Las ayudas previstas eran de dos tipos:

Acceso a unos préstamos bonificados y avalados por el ICO.
Concesión de ayudas directas por parte de las comunidades autónomas.
Sin embargo, han pasado casi dos meses desde el anuncio de esas medidas de apoyo a los alquileres de vivienda y se van haciendo efectivas con cuentagotas.

Pocas entidades se adhieren al ICO para dar los préstamos
Los préstamos bonificados están pensados para solucionar dificultades puntuales de pago por parte de inquilinos considerados «vulnerables»:

Se trata de préstamos con un plazo de devolución de hasta 6 años, prorrogable excepcionalmente por otros 4 años.
No tienen gastos ni intereses.
Establecen el límite de ingresos del hogar del solicitante en 5 veces el IPREM, por lo que son en principio accesibles para más personas que las ayudas directas, que ponen el límite en 3 veces el IPREM.
El problema es que apenas un puñado de entidades bancarias se ha adherido al convenio con el ICO para concederlos.

Ninguno de los grandes bancos lo ha hecho.

A día de hoy, en la página web del ICO solo figuran como adheridas Cajamar, Caja Ontinyent, Caja Pollença, Laboral Kutxa, Bankoa, Abanca, Unicaja y Liberbank

Además, muchas de ellas solo ofrecen la posibilidad a sus clientes y, dentro de ellos, solo a quienes ya llevan tiempo con la entidad. Aunque las entidades adheridas al convenio con el ICO deberían conceder esos préstamos a cualquier inquilino que cumpla las condiciones exigidas por la normativa, en la práctica, vemos que los bancos no tienen prisa por conceder dinero a quienes tienen dificultades de pago, por mucho aval del ICO que pueda existir.

Las ayudas autonómicas no se han materializado aún
Las ayudas directas de las comunidades autónomas tienen otras particularidades:

Son subvenciones que no hay que devolver, a diferencia de lo que ocurre con los préstamos.
Están destinadas a hogares con ingresos que no superen en 3 veces el IPREM.
El plazo de solicitud, los requisitos y los límites los puedes consultar en la web de Fincas y Casas, que tiene información detallada y actualizada a medida que las comunidades autónomas van sacando sus regulaciones.
¿El mayor problema? El mismo que con los préstamos. La puesta en marcha de las ayudas está siendo muy lenta.

In this article