“No, el uso de mascarillas no produce hipoxia” asegura una experta en Epidemiología y Salud Pública

No hay evidencias científicas que demuestren que su uso provoque a sus portadores una carencia de oxígeno.

Desde Maldita.es han sido preguntados por un mensaje que afirma que el uso prolongado de mascarilla produce hipoxia (falta de oxígeno en el organismo). Sin embargo, no hay evidencias científicas que demuestren que su uso provoque a sus portadores una carencia de oxígeno. Os contamos lo que sabemos al respecto.

En el mensaje difundido en redes sociales se afirma que al “respirar una y otra vez aire exhalado se convierte en dióxido de carbono, por eso nos sentimos mareados»: «Esto intoxica al usuario y mucho más cuando debe movilizarse, realizar acciones de desplazamiento. Provoca malestar, pérdida de reflejos y de pensamiento consciente y genera gran cansancio”.

Las mascarillas no son estancas y no retienen gases

“No, el uso de mascarillas no produce hipoxia”, asegura María Elisa Calle, experta en Epidemiología y Salud Pública y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Las mascarillas, según explica, no son estancas: entra aire por los laterales y la parte superior y con ese aire entra el oxígeno y se elimina el dióxido de carbono.

“Además, los tejidos utilizados dejan pasar el gas y el oxígeno es un gas. Respiramos oxígeno mezclado con nitrógeno y espiramos CO2, que también es un gas. Si fuera cierto, los cirujanos que intervienen durante varias horas, estarían muertos y no solo cansados”, afirma Calle, que además forma parte de la Asociación de mujeres investigadoras y tecnólogas (AMIT).

Califica el texto difundido como “incoherente”, ya que el aire exhalado no se convierte en CO2, sino que es CO2: “Una mascarilla funciona filtrando partículas, no gases. Para eso hacen falta dispositivos o máscaras antigas, no mascarillas”.

Texto original maldita.es  -Contenido bajo licencia Creative Commons BY-SA 

In this article