Muere un niño al caer a un pozo durante una excursión

La tragedia ha golpeado este miércoles la ciudad italiana de Gorizia, donde el pequeño Stefano Borghese, de 12 años, ha fallecido al caer a un pozo de 30 metros de profundidad mientras participaba en una excursión a un parque durante un campamento de verano, según informa 20 minutos.

Los intentos de los servicios de rescate por salvarlo han resultado inútiles. Los investigadores creen que el menor ha muerto en el acto a causa del impacto, pues no ha respondido a la llamada de los especialistas que cavaban en el pozo, según informan medios italianos. En el momento del accidente, en la infraestructura no había agua para amortiguar el golpe.

El siniestro ha tenido como testigo a varios niños que, junto a Stefano, participaban en un juego de orientación de ‘búsqueda del tesoro’. Para atenerse a la normativa adoptada por la COVID-19, los organizadores del campamento habían decidido celebrar actividades al aire libre en grupos de siete miembros y uno de los escenarios recurrentes era el parque donde se ha producido el accidente.

Las primeras investigaciones apuntan a que la víctima se subió sobre la reja que tapaba el pozo y la pieza se dio la vuelta o simplemente cedió ante el peso del pequeño. No obstante, las autoridades continúan recabando información que permita esclarecer cómo se produjo la desgracia.

Los investigadores prevén que las dudas sobre el modo en que produjo la tragedia se resolverán con el testimonio de los compañeros de Stefano, que han sido trasladados a sus domicilios tras el siniestro. El alcalde de la ciudad, Rodolfo Ziberna, ya ha ofrecido apoyo psicológico para los niños.

In this article