Madrid vigilará todos sus edificios y solares para frenar a los okupas

El Ayuntamiento pondrá vigilantes y cámaras en los inmuebles municipales ante el aumento de casos e insta a cambiar la ley.

Una docena de parcelas públicas están hoy okupadas: siete de ellas en el distrito de Tetuán, dos en Centro –una de ellas en Antonio Grilo, 8, donde el Consistorio quiere construir un centro de salud– y otras tres en Villa de Vallecas, Latina y Villaverde, informan desde Cibeles. Una situación que, a juicio del delegado de Urbanismo, Mariano Fuentes, podría haberse evitado de haber contado con un sistema de vigilancia. «Todos sabemos, aunque algunos se empeñan en no reconocerlo, que la okupación es un problema que cada día afecta a más madrileños y que ya no solo se está centrando en las viviendas sino en edificios en su totalidad: naves industriales y malos usos de solares municipales», señala el responsable del área.

Es por ello que el Gobierno municipal ha aprobado un contrato para servicios de protección y seguridad de los inmuebles –ya sean pisos, locales, edificios o solares que forman parte del Patrimonio Municipal del Suelo–, y evitar así que sean okupados. «La noticia no es que saquemos este contrato sino, ¿cómo es posible que no existiera?», ha reprochado Fuentes a la anterior Corporación de Carmena.

El contrato es plurianual y está dotado con 1,4 millones de euros en tres años con los que, además de proteger los edificios, solares y pisos del Ayuntamiento, se evitarán nuevos asentamientos ilegales, el vandalismo y el vertido incontrolado de escombros, tal y como ha anunciado este jueves el delegado.

Con este contrato habrá vigilantes permanentes en los inmuebles con mayor riesgo y una «vigilancia dinámica» en el resto, además de sistemas de alarma para detectar usurpaciones. La primera modalidad, la vigilancia presencial permanente, correrá a cargo de una dotación de vigilantes de seguridad sin armas que, en algún caso, irán equipados con un vehículo a motor. En los locales que tengan un menor riesgo de okupación se instalarán sistemas de alarma con verificación personal. «Vamos a evitar que estos sucesos vuelvan a darse en la ciudad de Madrid», insistió el delegado del grupo Ciudadanos.

Y es que, acorde a los datos que maneja el Ayuntamiento, Madrid es la segunda ciudad con más okupaciones, después de Barcelona. «En el último año la okupación en la ciudad ha sido de más 657 viviendas«, advierte Fuentes, en base a unas cifras extraoficiales. «Desde hace dos años, la Delegación de Gobierno no publica la cifra oficial de ocupaciones que le traslada Policía Nacional y Guardia Civil», ha denunciado ante los medios. Así insta al delegado de Gobierno, José Manuel Franco, a que «se ponga las pilas».

Un primer llamamiento al responsable del gobierno en la región y un segundo, al presidente Pedro Sánchez. Fuentes, acompañado de la portavoz del gobierno municipal, Inmaculada Sanz, exige al Gobierno central a que inicie la tramitación de propuestas de ley de los distintos grupos políticos –Partido Popular y Ciudadanos– en el Congreso para mejorar la normativa vigente en materia de legislación con la que luchar contra la okupación dado que «los procedimientos que existen están demostrando, día a día, que no son válidos para luchar contra este problema que tiene la ciudad de Madrid».

A las más de 600 casas okupadas y a los 12 solares se suman otras dos naves de propiedad municipal y un total de 41 viviendas de la empresa municipal de viviendas (EMVS), en este último caso, sumidas en problemas contractuales con segundas generaciones de anteriores inquilinos. Para ello, el Ayuntamiento tiene en marcha un plan antiokupación a través del cual «desalojar y derruir naves e inmuebles okupados en muy mal estado y donde se realizan actividades delictivas». También tiene ideada una Oficina Municipal Antiokupación para asesorar a las comunidades que no sepan cómo enfrentarse a este problema.

In this article