Lukashenko, reelegido como presidente de Bielorrusia bajo sospecha de fraude

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, fue reelegido este dominigo con el 80% de los votos, una victoria empañada por las detenciones de opositores y periodistas, el bloqueo de internet y las sospechas de fraude, según informa 20 minutos.

 «Lo mas importante es saber aceptar la derrota. Es decir, aceptarlo (el resultado) y felicitar» al rival, dijo Lidia Yermóshina, la temida jefa de la Comisión Electoral Central (CEC), cargo que ostenta desde 1996.

Lukashenko, de 65 años y en el poder desde 1994, buscaba un sexto mandato presidencial en medio de las tensiones con su principal aliado, Rusia, y el deshielo con Estados Unidos, que envió hoy una segunda partida de petróleo para cubrir el vacío dejado por el crudo ruso.

De acuerdo con los sondeos a pie de urna publicados por la agencia Belta, Lukashenko lograría el 79,7% de los votos, con lo que podrá permanecer en el cargo hasta 2025, un caso inédito en la reciente historia de Europa.

Mientras, la candidata de la oposición unificada, Svetlana Tijanóvskaya, obtendría un 6,8% de los sufragios, un resultado muy lejos de lo pronosticado por los analistas.  Tijanóvskaya, que asumió en mayo el liderazgo de la oposición tras la detención de su marido, Serguéi Tijanovski, el bloguero más popular del país, consiguió movilizar en las últimas semanas a cientos de miles de personas en toda Bielorrusia.

«El país no puede pertenecer a una sola persona», aseguró la víspera la opositora, quien prometió convocar, en caso de victoria, unas elecciones auténticamente democráticas en un plazo de seis meses.

Tijanóvskaya formó una troika con otras dos mujeres: Veronika Tsepkalo, esposa de un candidato exiliado, y María Kolésnikova, representante del detenido banquero y también aspirante, Víctor Babariko.  Pese a todo, Lukashenko insistió en que una mujer no puede ser presidenta de Bielorrusia.

«Yo no considero a esa persona como mi principal oponente. Son ustedes (los medios de comunicación) quienes la han convertido en mi mayor rival. Ella misma ha reconocido que no sabe dónde está ni qué hacer», comentó a la prensa tras depositar su voto.

Dos de los rivales más fuertes de Lukashenko fueron encarcelados en el período previo a las elecciones y tercer candidato potencial huyó a Rusia después de recibir un aviso de que él también sería arrestado en breve, avisos a todos los opositores en unos comicios que no contarán con la observación internacional de la Organización para el Desarrollo y la Cooperación en Europa (OSCE).

Alemania, Francia y Polonia expresaron su preocupación sobre la ausencia de la invitación a la OSCE antes de señalar lo que describieron como «preocupantes informaciones de irregularidades electorales durante la votación anticipada».

In this article