Los milmillonarios de Oriente medio ganaron 10.000 millones más durante la pandemia

Esta cifra equivale al doble de los fondos de emergencia del FMI y cinco veces el llamamiento humanitario de la ONU. 

La crisis provocada por la COVID-19 ha profundizado aún más la brecha entre ricos y pobres en Oriente Medio, donde los milmillonarios han aumentado su riqueza en 10.000 millones de dólares desde que inició la pandemia, advirtió este jueves Oxfam Intermón, según 20 Minutos.

Esta suma equivale a “más del doble de los fondos de emergencia regionales proporcionados por el Fondo Monetario Internacional para responder a la pandemia y casi cinco veces el llamamiento humanitario de las Naciones Unidas por la COVID-19 para la región”, ha indicado la ONG de lucha contra la pobreza.

Oxfam ha alertado al presentar el informe “Por una década de esperanza, no de austeridad en Oriente Medio y el norte de África” que “la COVID-19 ha profundizado aún más la brecha entre ricos y pobres” en una región que, ha recordado, ya era una de las más desiguales del mundo antes de la pandemia.

Esos 10.000 millones de dólares (unos 8.500 millones de euros) de ganancias para los más ricos de la zona, ha dicho, se ha concentrado en los 21 milmillonarios de la zona, que, además, son todos hombres.

En el otro extremo de la balanza social, ha señalado en el informe, “45 millones más de personas en la región podrían verse empujadas a la pobreza como resultado de la pandemia”. En Oriente Medio y el norte de África, ha señalado Oxfam, “el 11 % de la población más enriquecida acapara el 74 % de los ingresos de la región”.

El asesor de políticas de Oxfam en la región, Nabil Abdo, ha criticado que “durante demasiado tiempo se ha priorizado el beneficio a expensas del bien público y la seguridad” en la zona. “El resultado de esto no podría ser más evidente tras la catastrófica explosión en Beirut (del pasado 4 de agosto), que ha puesto de manifiesto aún más la fragilidad de la economía y solo exacerbará las desigualdades existentes”, ha sostenido.

Oxfam Intermón ha avisado de que a causa de la pandemia se prevé que disminuya un 45 % la inversión extranjera, que 1,7 millones de personas pierdan su empleo y que el 89 % de los 16 de trabajadores informales de la región se vean gravemente afectados por las medidas tomadas para combatirla. La organización no gubernamental ha instado a los gobiernos de la zona a “recaudar ingresos para proteger a los más vulnerables”.

Ha puesto como ejemplo que si en el Líbano el año pasado se hubiera introducido un impuesto solidario sobre el patrimonio de solo el 5 %, se habrían generado unos ingresos de 3.700 millones de dólares para ayudar a reconstruir la infraestructura de agua y electricidad, y proporcionar servicios a los afectados por la explosión.

 

In this article