Los humanos envían CO2 al océano hasta ocho veces más rápido que los volcanes antiguos

Los científicos examinaron las condiciones de los océanos hace 55,6 millones de años.

Los seres humanos envían ahora carbono entre tres y ocho veces más rápido a los océanos que durante miles de años de vulcanismo antiguo, según recoge 20 minutos.

Un estudio liderado por investigadores del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) han determinado que las consecuencias de este hallazgo tanto en el agua como en la tierra son potencialmente catastróficas.

Los científicos examinaron las condiciones de los océanos hace 55,6 millones de años, una época conocida como Máximo Térmico Paleoceno-Eoceno (MTPE). Antes, el planeta ya era considerablemente más cálido que ahora y los altos niveles de dióxido de carbono (CO2) del MTPE elevaron las temperaturas otros cinco a ocho grados. Los océanos absorbieron grandes cantidades de carbono, lo que provocó reacciones químicas que hicieron que las aguas se volvieran muy ácidas y mataran o dañaran a muchas especies marinas.

La ciencia ha analizado durante años el aumento de carbono en el MTPE, pero hasta ahora desconocía qué lo causó. Aparte del vulcanismo, las hipótesis han incluido la disolución repentina de metano congelado (que contiene carbono) de los lodos del fondo del océano o incluso una colisión de la Tierra con un cometa.

Los investigadores también han estado inseguros sobre la cantidad de CO2 presente en el aire y, por lo tanto, la que absorbieron los océanos. El nuevo estudio consolida tanto la teoría del vulcanismo como la cantidad de carbono que se liberó al aire.

«Queremos entender ahora cómo va a responder el sistema terrestre a las rápidas emisiones de CO2″, apunta Laura Haynes, autora principal del estudio, que añade: «El MTPE no es el análogo perfecto, pero es lo más parecido que tenemos. Hoy, las cosas se están moviendo mucho más rápido«.

Hasta ahora, los estudios marinos del MTPE se han basado en escasos datos químicos de los océanos y suposiciones basadas en un cierto grado de conjeturas que los investigadores introdujeron en modelos informáticos.

In this article