Localizan COVID-19 en Los Ángeles dos meses antes de los primeros casos en el mundo

A finales de diciembre de 2019, hubo un aumento significativo de pacientes con tos e insuficiencia respiratoria aguda.

Los investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), que analizaron registros médicos electrónicos, encontraron que hubo un aumento significativo de pacientes con tos e insuficiencia respiratoria aguda en los hospitales y clínicas de la UCLA Health a partir de fines de diciembre de 2019, lo que sugiere que el COVID-19 puede haber estado circulando en el área meses antes de que se identificaran los primeros casos oficiales en Estados Unidos, según informa 20 minutos.

Este aumento repentino en pacientes con estos síntomas, que continuó hasta febrero de 2020, representa un aumento inesperado del 50% en tales casos en comparación con el mismo período de tiempo en cada uno de los cinco años anteriores.

Los hallazgos, publicados en la revista Journal of Medical Internet Research, demuestran la importancia de analizar los registros médicos electrónicos para monitorear e identificar rápidamente los cambios irregulares en las poblaciones de pacientes.

El enfoque novedoso de los investigadores, en el que se centraron no solo en los datos de hospitalización sino también en datos de entornos ambulatorios, puede ayudar a los epidemiólogos y a los sistemas de salud a detectar epidemias futuras antes.

«Para muchas enfermedades, los datos del entorno ambulatorio pueden proporcionar una alerta temprana a los departamentos de emergencia y las unidades de cuidados intensivos del hospital de lo que está por venir», explica la doctora Joann Elmore, autora principal del estudio y profesora de medicina en la división investigación en medicina interna y servicios de salud en la Facultad de Medicina David Geffen de UCLA.

«La mayoría de los estudios de COVID-19 evalúan los datos de hospitalización, pero también analizamos el entorno clínico ambulatorio más amplio, donde la mayoría de los pacientes acuden primero para recibir atención médica cuando surgen enfermedades y síntomas», añade.

A medida que los científicos y los médicos continúan aprendiendo más sobre el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, los sistemas de salud y las agencias de salud pública también intentan predecir y monitorear los casos.

El análisis de los registros electrónicos de los pacientes, dicen los investigadores, podría ayudar a las autoridades de salud a identificar y controlar de manera más efectiva brotes como la pandemia actual, que ha matado a cientos de miles en todo el mundo y ha interrumpido miles de millones de vidas.

«La pandemia realmente ha resaltado nuestra necesidad de análisis ágiles de atención médica que permitan la vigilancia de síntomas y enfermedades en tiempo real utilizando datos de registros médicos electrónicos«, apunta el doctor Michael Pfeffer, coautor del estudio y director de información de UCLA Health.

In this article