Llevan ante la justicia la prohibición de visitas en las residencias: «La familia no controla lo que pasa en el interior»

Los denunciantes creen que también se ahorran en gastos de limpieza y en equipos de protección frente a la Covid.

La Coordinadora de Residencias 5 + 1 ha presentado un recurso en la sala contenciosa-administrativa del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) contra el Plan sectorial de vuelta a la normalidad en el ámbito de las residencias de mayores, según ha anunciado este miércoles.

La entidad considera que la prohibición o limitación de salidas al exterior de los internos y de las visitas de los familiares se ha adoptado «en beneficio exclusivo de las empresas gestoras» de las residencias, porque apuntan a que así se ahorran trabajo de limpieza, no gastan en equipos de protección individual y las familias no tienen acceso a «controlar lo que pasa en el interior».

Consideran que el plan es una «vulneración de los derechos fundamentales» porque causa «un perjuicio irreparable» a los ancianos.

La entidad sostiene que no se pueden «limitar» los derechos constitucionales de la gente mayor. Por eso critican que «con un menosprecio absoluto hacia estos derechos, se delega a las empresas gestoras unas competencias que no tienen, la de impedir o restringir los derechos de los ancianos que viven en las residencias».

Enorme deterioro físico y psíquico

Residencias 5+1 expone que los ancianos han sufrido «un enorme deterioro físico y psíquico» con «aumento de trastornos de ansiedad, depresión, problemas de insomnio, pérdida de confianza y otros relacionados con el estrés» después de que el 12 de marzo de 2020 se decidiera confinarlos en las residencias y «prohibir las visitas de los familiares».

Indican que el plan que está en vigor desde el 18 de agosto establece que las salidas de más de un día de duración han de autorizarlas la dirección del centro. «Por tanto, dejan en manos de empresas del IBEX-35, como EULEN y la Constructora OHL, y fondos de inversión, la decisión de si la gente mayor puede ejercer el derecho constitucional de libertad de movimientos, como si las empresas tuviesen la tutela de nuestros familiares y sin que podamos opinar sobre este tema», critican en un comunicado.

Afirman que en otras residencias, como máximo, las empresas gestoras están autorizando una visita a la semana de media hora y por un mismo familiar durante 14 días, lo que consideran «absolutamente insuficiente para los residentes, por lo que los efectos del aislamiento continúan siendo devastadores para ellos, a lo que se añade el sentimiento de que una parte de sus familiares ya no los quieren,ya que han dejado de visitarlos».

Lamentan que «no hay justificación posible desde el punto de vista sanitario o epidemiológico para sostener una medida que no les aporta beneficios y que en cambio les produce un perjuicio irreparable».

También afirman que los ancianos no entienden la ausencia de sus familiares, lo que les produce» una ansiedad y tristeza imposible de superar, se sienten abandonados por sus seres queridos». Añaden que la gente mayor también tiene «sentimiento de culpa» porque no entienden por qué han dejado de recibir visitas de familiares.

In this article