Las tres prohibiciones en Barcelona para frenar el COVID que pueden llegar a toda España

El gobierno lo ha reconocido claramente en las últimas horas, en boca del ministro de Sanidad, Salvador Illa: la situación de los brotes activos en España preocupa por lo que se refiere a las dos comunidades donde, al parecer, las transmisiones están menos controladas: Aragón y Cataluña, donde hay tres focos relevantes: el de Lleida y los municipios de alrededor de la ciudad; el de l’Hospitalet de Llobregat y el de la ciudad de Barcelona, según informa España Diario.

En la capital catalana no se ha aplicado todavía ninguna medida restrictiva, pero al parecer, este viernes podrían anunciarse las nuevas medidas de retroceso de la etapa de ‘nueva normalidad’ para frenar los contagios del virus. La estrategia de detección precoz y rastreo de contactos de la Generalitat de Catalunya ha fracasado y, ahora, tratarán de imponerse medidas de restricción de movimientos y de aglomeraciones de personas.

La nuevas medidas se aplicarán en toda la ciudad de Barcelona, pero España al completo estará muy pendiente de lo que ocurra en la que, al fin y al cabo, es la segunda ciudad más habitada del país: las restricciones podrían extenderse en las próximas semanas a distintos lugares de España y, de hecho, el ministro de Sanidad ha abierto este viernes la puerta a una nueva aplicación del estado de alarma.

Se desconoce por el momento el detalle concreto de las medidas que podrían aplicarse en Barcelona, pero han trascendido tres de ellas. En primer lugar, una reducción del aforo en restaurantes, bares, salas de fiesta y recintos religiosos; en segundo lugar, el cierre de los recintos deportivos que no sean al aire libre, como por ejemplo los gimnasios; y en tercer lugar, la prohibición de apertura de las discotecas por un periodo de, por lo menos, 15 días.

La voluntad en la ciudad condal es controlar al máximo las distancias entre las personas y evitar las aglomeraciones de gente restringiendo el aforo en los puntos donde se suelen producir mayores concentraciones.

«Pasamos a una fase de advertimiento, de corrección y, llegado el caso, de sanción», confirmó este jueves en Barcelona Televisión el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de la ciudad, Albert Batlle. España ya toma nota para conocer las medidas que podrían plantearse en los próximos días en varios puntos del país.

In this article