La Seguridad Social registra un saldo negativo de 2.749,83 millones de euros

Del volumen total de derechos reconocidos, el 90,84% corresponde a las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social y el 9,16% restante a las mutuas colaboradoras con la Seguridad Social. En cuanto a las obligaciones, el 87,66% ha sido reconocido por las entidades gestoras y el 12,34% por las mutuas.

Medidas como la exoneración de cuotas para las empresas acogidas a ERTE o a la prestación extraordinaria para los autónomos -que también conlleva la exención de cuotas- han tenido un impacto en la reducción de los ingresos acumulados en torno a 1.247 millones de euros, un 2,49% de los ingresos por cotizaciones, hasta el 31 de mayo.

A ello se unen otras medidas excepcionales aplicadas desde la Tesorería General de la Seguridad Social como las moratorias en el pago de cotizaciones a empresas y trabajadores por cuenta propia que han tenido una disminución de la actividad. Por otro lado, cabe destacar el registro de las devoluciones de las cuotas de trabajadores autónomos que a 31 de mayo se cifran en 229,92 millones de euros. Las transferencias corrientes se incrementan un 3,49% hasta los 9.547,04 millones respecto del mismo período del año anterior. La partida más representativa son las transferencias del Estado y Organismos Autónomos donde se ha producido un incremento de 390,08 millones, un 5,15% más. La variación en estos conceptos se debe fundamentalmente al desfase en el calendario de las transferencias que efectúa el Estado a la Seguridad Social.

Por otra parte, las prestaciones económicas a familias e instituciones sumaron 59.241,44 millones. Esta cifra representa un 94,17% del gasto total realizado en el sistema de la Seguridad Social.

Las pensiones contributivas (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) se elevan un 3,26% hasta sumar 47.092,24 millones. Este incremento tiene su origen en la reducción del número de pensionistas (0,48%), en la elevación de la pensión media (2,03%), así como en la revalorización de las pensiones contributivas en el ejercicio 2020 (0,9%) aprobado por el Real Decreto-ley de 14 de marzo.

El gasto en incapacidad temporal (IT) se ha visto incrementado un 15,06% hasta los 4.104,72 millones, siendo el gasto registrado en IT por procesos derivados de la COVID-19 (que tiene una mayor cobertura al incluir también el aislamiento y no sólo la enfermedad) de 36,59 millones, un 0,89% del gasto total.

Merece atención especial la prestación extraordinaria para los trabajadores autónomos afectados por declaración del estado de alarma ante la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, que ha alcanzado a 31 de mayo un importe de 2.398,1 millones de euros.

In this article