La Sala Apolo de Barcelona organizará un concierto piloto con 1.000 personas

Se realizarán tests antígenos masivos a los asistentes.

La Sala Apolo de Barcelona hará este mes de octubre un concierto piloto con unas 1.000 personas que tendrán que pasar un test rápido de coronavirus antes de entrar, a cargo de profesionales del Hospital Can Ruti de Badalona, según informa 20 Minutos.

Lo han avanzado el presidente de la Associació de Sales de Concerts de Catalunya (Asacc), Lluís Torrents, y el médico internista de Can Ruti Boris Revollo, en una entrevista en el programa ‘Via Lliure’ de Rac1.

Los asistentes deberán acudir con mascarilla y usar gel hidroalcohólico, pero no será necesario que guarden la distancia de seguridad; podrán beber alcohol y entrar al recinto siempre y cuando no tengan síntomas de Covid-19 y den negativo en el test.

Revollo ha explicado que será la primera vez que se usen tests antígenos masivos -no una PCR- para valorar si una persona «puede participar en un evento con un gran número de personas, y así reactivar una parte de la economía».

Los tests permitirán analizar cuál es la interacción «en un espacio cerrado con la gente viendo un concierto, cantando y bailando, para luego ver si ha habido algún tipo de transmisión o no», ha detallado Torrents.

Así, Torrents ha celebrado que con esta medida las salas pueden convertirse en puntos masivos de hacer tests: «Siempre hemos dicho que queríamos trabajar para no ser el problema sino la solución».

In this article