La Policía Nacional detiene a cuatro personas por compartir «stickers» de pornografía infantil

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro personas por compartir imágenes de contenido pedófilo en forma de «stickers» a través de un grupo de una aplicación de mensajería instantánea. Hay siete personas implicadas directamente en la difusión de los archivos ilegales, cuatro de las cuales han sido detenidas y tres están siendo investigadas.

Todos ellos son jóvenes, de entre 18 y 23 años, sin antecedentes que compartían el material desde las provincias de Alicante, Málaga, Toledo, Salamanca, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla y Zaragoza.

La investigación se inició en octubre de 2019 cuando uno de los participantes de un multitudinario grupo de una conocida aplicación de mensajería instantánea dio la voz de alarma a la Policía Nacional. Las 200 personas que lo componían tenían como objetivo compartir «stickers», si bien uno de ellos -residente en la provincia de Toledo- remitió una imagen en la que aparecía un menor de edad siendo víctima de un abuso sexual por parte de un adulto.

A raíz de este hallazgo, los agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Toledo especializados en Delitos Tecnológicos, que han coordinado la operación, comenzaron a seguir la pista de las imágenes para identificar a todos los miembros del grupo que habían compartido el material ilícito. Fue así como descubrieron que había hasta seis personas más que, desde diferentes provincias, recibían, almacenaban o distribuían los «stickers».

Estos «stickers» son imágenes, en ocasiones animadas, que se utilizan habitualmente en redes sociales para ilustrar el contenido del texto al que acompañan, o bien para enriquecer la comunicación con los sentimientos y emociones de las personas que están participando en la conversación.

Algunos de los implicados manifestaron que distribuían las imágenes a modo de broma y no con fines de índole sexual. A pesar de que varios de los archivos que manejaban eran montajes, ilustraciones o fotografías animadas, todos ellos se consideran material ilegal, puesto que representan a un menor de edad participando en una conducta sexual explícita, independientemente de que la imagen sea real o simulada.

El último de los implicados ha sido detenido recientemente, si bien la investigación continúa abierta a la espera del análisis forense de los dispositivos electrónicos intervenidos para determinar si los investigados pudieran haber participado en más delitos de la misma naturaleza.

In this article