La pandemia destruyó 622.600 empleos el pasado año en España

El paro se disparó en 527.900 personas en el año, lo que suponen las peores cifras desde 2012.

El año pasado se destruyeron 622.600 empleos a causa de los estragos de la pandemia y el paro se disparó en 527.900 personas en el año, lo que suponen las peores cifras desde el año 2012, según informa 20 Minutos.

La tasa de paro se situó al finalizar 2020 en el 16,13%, porcentaje más de dos puntos superior al de 2019 (cuando fue de un 13,78%), mientras el número total de desempleados cerró el ejercicio en 3,71 millones personas y el de ocupados, en 19,34 millones, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística.

Hay que tener en cuenta que, de nuevo, los datos no incluyen a los trabajadores afectados por un ERTE. Eso sí, en el cuarto trimestre del año que finalizó, el paro bajó en 3.100 personas (un 0,08% menos) y la ocupación aumentara en 167.400 personas (una subida de un 0,87%).  La creación de 737.100 empleos en la segunda mitad del año permitió recuperar el 55% del empleo perdido durante la primera parte de 2020.

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, sostiene que los datos son «positivos» y mejores que las previsiones del Ejecutivo y los organismos nacionales e internacionales, y ha permitido recuperar los 19,3 millones de ocupados, hasta niveles de 2018. «Estos datos van muy alineados con lo que nos habían venido mostrando o adelantando el resto de indicadores», ha asegurado Calviño, quien ha resaltado que el impacto económico de la segunda y tercera ola es «mucho menor» que en la primera ola de la primavera pasada y la economía «siguió recuperándose en el cuarto trimestre» tras la reactivación del verano en un contexto «muy difícil» por la ausencia del turismo internacional y las restricciones a la movilidad.

La subida del paro en 2020 pone fin a una racha de siete años de descensos. En el caso de la ocupación, llevaba seis años creciendo, desde 2014, pero además el dato de 2013, cuando se perdieron 204.200 puestos de trabajo es mejor que el registrado en el año de la pandemia.

Otro de los datos más preocupantes es la tasa de paro juvenil, que al finalizar el año se colocó en el 40,1% (Eurostat lo había situado en noviembre en el 40,9%). España sigue con la peor cifra de toda la Unión Europea. El porcentaje, además, subió diez puntos en el último año. El número de jóvenes en paro menores de 25 años subió en 109.600 personas en 2020, lo que supone un 23,7% más que en 2019, situándose la cifra total de jóvenes en situación de desempleo en 572.400 al finalizar el año pasado.

Todos los empleos destruidos en 2020 pertenecían al sector privado, donde desaparecieron 748.400 puestos de trabajo (un 4,4% menos), en contraste con la creación de 125.800 empleos en el sector público (lo que supone un crecimiento de un 3,8%). De este modo, 2020 cerró con 15,9 millones de ocupados en el sector privado y 3,39 millones trabajadores en el sector público. En 2020, la ocupación bajó en todos los sectores económicos, especialmente en los servicios (una bajada de 537.100 puestos de trabajo) y en la industria, donde se perdieron 70.100 ocupados.

Por su parte, el número de activos descendió en 94.700 personas en 2020, un 0,4% respecto a 2019, con lo que la población activa en España quedó constituida por 23,06 personas, de las que 19,34 millones estaban ocupadas y 3,71 millones en paro. En el último trimestre del año pasado, el volumen de activos aumentó en 164.300 personas (un 0,7% más), situándose la tasa de actividad en el 58,19%, medio punto menos que en 2019.

In this article