La pandemia destruye más de un millón de empleos sin contabilizar los ERTE ni el sector turístico

Los hogares con todos sus miembros en paro registran la mayor subida en ocho años según los datos de la EPA

Golpe histórico y durísimo al empleo en España. El confinamiento y la etapa más cruda de la crisis del coronavirus han provocado que la tasa de paro se dispare al 15,3%, según los datos publicados en la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al segundo trimestre del año. En concreto, el paro subió en 55.000 personas y se destruyeron más de un millón de empleos en el segundo trimestre

Estos datos, eso sí, no incluyen la debacle en el sector turístico, ni tampoco a los afectados por los ERTE. El desempleo, por lo tanto, subió en 55.000 personas en el segundo trimestre del año, lo que supone un 1,6% más que en el trimestre anterior, y la ocupación disminuyó en 1.074.000 puestos de trabajo (un 5,4% menos), acusando así el impacto de la crisis sanitaria y del estado de alarma.

El dato de paro registrado durante estos tres meses es el peor en un segundo trimestre desde 2012, cuando el desempleo subió en 63.100 personas, mientras que el descenso de la ocupación ha superado todos los registros de la crisis de 2008. A fecha del 30 de junio, el número total de parados se situó en 3,36 millones de personas, y el número de ocupados, en 18,6 millones de trabajadores.

Por otra parte, la suspensión o la reducción de jornada de los trabajadores afectados por un Expediente de Regulación de Empleo, junto con la influencia de otros tipos de ausencias al trabajo, sí ha tenido reflejo en las horas efectivas de trabajo realizadas. Estas han disminuido un 22,5% respecto al primer trimestre del año. Con ello, el número de ocupados que efectivamente trabajó entre los meses de abril y junio fue de 13,9 millones de personas. Esto es, en torno a un tercio de la población española en edad de trabajar.

Los hogares que tienen a todos sus miembros activos en paro aumentaron en el segundo trimestre en 74.900, hasta un total de 1,14 millones, de los que 300.100 son unipersonales, de acuerdo con los datos de la EPA. Es su mayor alza en ocho años. Por el contrario, el número de hogares en los que todos sus miembros activos están ocupados disminuyó en 311.300 y se situó en 10,38 millones, de los que 1,95 millones son unipersonales.

In this article