La ONU alerta de que el cambio climático continúa su avance imparable

Con los datos de este nuevo informe científico, el secretario general de la ONU, António Guterres, afirma que estamos ante «una constatación alarmante de lo alejados que estamos del rumbo previsto».

Un nuevo informe realizado por varias agencias de Naciones Unidas advierte de que, tras el confinamiento y la parón económico provocados por la pandemia de coronavirus, las emisiones de gases de efecto invernadero están aumentando de nuevo de forma rápida y, en estos momentos, y sus concentraciones en la atmósfera se mantienen en niveles sin precedentes y condenan al planeta a un peligroso recalentamiento, como recoge Cadena SER.

Durante este año, el mundo ha registrado un nuevo crecimiento de las emisiones de combustibles fósiles, como el petróleo o el gas, y el aumento constante de las concentraciones de gases de efecto invernadero. Y esto ha provocado ya un aumento de los fenómenos meteorológicos violentos, como gotas frías y olas de calor, que han afectado a la salud, provocado víctimas mortales y afectando ya a los medios de subsistencia en todos los continentes.

Estos son algunos de los datos más importantes que contiene el tercer informe anual Unidos en la Ciencia, que han realizado varios organismos que dependen de la ONU, como la Organización Meteorológica Mundial (OMM, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Fenómenos meteorológicos extremos devastadores

Según este informe, el aumento de las temperaturas mundiales causa ya fenómenos meteorológicos extremos devastadores en todo el planeta, cuyos efectos en las economías y las sociedades son «cada vez más graves, pues se han perdido miles de millones de horas de trabajo sólo por el calor».

Además, la temperatura media mundial de los últimos cinco años fue una de las más altas jamás registrada y es cada vez más probable que las temperaturas superen temporalmente el umbral de 1,5° por encima de los niveles preindustriales en el próximo lustro.

Concentración récord

Los científicos aseguran ya que, aunque se adopten medidas radicales para recortar las emisiones de CO2, el nivel del mar seguirá aumentando hasta casi un metro a lo largo de este siglo y esto constituirá una amenaza para las islas de baja altitud y las poblaciones costeras de todo el mundo.

Ante los contundentes datos de este nuevo informe científico, el secretario general de la ONU, António Guterres, afirma que estamos ante «una constatación alarmante de lo alejados que estamos del rumbo previsto».

Según algunas estimaciones preliminares, entre enero y julio de 2021 las emisiones mundiales en los sectores de la energía eléctrica y la industria ya se encontraban en el mismo nivel o en un nivel superior al observado durante el mismo periodo en 2019, antes de la pandemia, mientras que las procedentes del transporte por carretera registraron una reducción de alrededor de un 5%. Sin incluir el transporte aéreo y marítimo, las emisiones mundiales se mantuvieron aproximadamente en los mismos niveles que en 2019, en promedio en los siete meses.

Clima mundial

El informe recalca que no se ha avanzado en la consecución de los objetivos del Acuerdo de París en cuanto a las emisiones, pues las emisiones mundiales deben ser 15 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (GtCO2e) más bajas de lo que representan los actuales compromisos climáticos nacionales para cumplir el objetivo de limitar el calentamiento a 2°C, y 32 GtCO2e más bajas para alcanzar el objetivo de 1,5°C.

Por otro lado, la temperatura media global en superficie entre 2017 y 2021 se encuentra entre las más cálidas jamás registradas y equivale a entre 1,06°C y 1,26°C por encima de los niveles preindustriales (1850-1900).

Y el cambio climático también está afectando a sectores clave de la economía. Por ejemplo, según este informe, en el 2019, por las olas de calor se perdieron más de 103.000 millones de horas de trabajo en todo el mundo

In this article