La OMS suspende su ensayo con hidroxicloroquina contra la COVID-19 

Mantiene las pruebas en enfermos de coronavirus con el antiviral remdesivir (normalmente usado contra el ébola) y una combinación de lopinavir y ritonavir usados para portadores de VIH.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado una suspensión de su ensayo clínico internacional con hidroxicloroquina en pacientes de coronavirus después de que un estudio científico haya alertado de riesgos en este tratamiento.

El director general de la agencia sanitaria de la ONU, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha anunciado este lunes que han tomado esta medida por «precaución» mientras la comunidad científica revisa los datos de ese estudio que fue publicado el viernes en la revista The Lancet.

Ese artículo, basado en las estadísticas comunicadas por los grupos que están llevando a cabo el ensayo en numerosos países, alertó de mayores tasas de mortalidad en pacientes a los que se había tratado con hidroxicloroquina.

El fármaco era usado habitualmente contra la malaria, enfermedad para la que sigue estando indicado, según ha precisado la OMS.

Otros estudios preliminares habían indicado que el tratamiento con hidroxicloroquina reducía la mortalidad y el tiempo de hospitalización de los pacientes afectados por la COVID-19.

El comité de dirección del denominado ensayo clínico Solidaridad se reunió el fin de semana y, a la luz de las «incertidumbres» sobre la aplicación de ese fármaco, tomó la decisión de ser «proactivo en la precaución» y suspender su aplicación hasta que se revisen los datos, según ha explicado la jefa de científicos de la OMS, Soumya Swaminathan.

El doctor Tedros ha prometido que revisará la decisión esta misma semana o la próxima y la medida no incluye a la cloroquina, que también está incluida en ese macroensayo mundial, en el que de momento partipan 17 países, entre ellos España.

La hidroxicloroquina ganó popularidad después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara que se lo tomaba de manera preventiva contra el consejo de la mayoría de la comunidad científica.

Además de la cloroquina, la OMS controla las pruebas en enfermos de coronavirus con el antiviral remdesivir (normalmente usado contra el ébola) y una combinación de lopinavir y ritonavir (comúnmente usados para portadores de VIH).

Texto original RTVE

In this article