La OMS necesita 31.000 millones de dólares para pruebas y vacunas contra el coronavirus

La Organización Mundial de la Salud necesita 31.300 millones de dólares para financiar las pruebas, medicinas y vacunas contra la COVID -19.  Hasta ahora se han comprometido 3.400 millones.

La Organización ha publicado los planes financieros del Acelerador de Herramientas de Acceso a la COVID-19, una iniciativa que reúne a gobiernos, científicos, empresas, sociedad civil y filántropos para llegar cuanto antes al fin de la pandemia.

Según este plan, se necesitan 500 millones de pruebas para los países de ingresos medios y bajos hasta mediados de 2021, 245 millones de tratamientos y 2000 millones de dosis de vacunas, de las cuales el 50% se destinarán a estos estados hasta finales de 2021.

“Está claro que para controlar el COVID-19 y salvar vidas, necesitamos vacunas, diagnósticos y terapias eficaces, en cantidades sin precedentes y a una velocidad sin precedentes”, aseguró el director de la agencia de la ONU para la salud, Tedros Adhanom Gebreyesus.

Tedros aseguró que está claro que todas las personas corren el riesgo de tener el COVID-19, por lo que el acceso a todas las herramientas para prevenirlo, detectarlo y tratarlo debe ser igualitario.

Las herramientas desarrolladas a través del Acelerador beneficiarán a todo el mundo, y al salvar vidas y reducir la enfermedad grave de COVID-19, contribuyen al objetivo de proteger los sistemas de salud y restaurar la actividad social y económica global a corto plazo, y facilitar el control de alto nivel de la enfermedad a mediano plazo.

La OMS reconoce que se trata de una inversión “significativa”, pero que palidece si se compara con el coste de la pandemia. El Fondo Monetario Internacional estima que la economía mundial está perdiendo cada mes unos 375.000 millones de dólares. Además, 468.000 personas ya han perdido la vida.

Ante la conferencia de donantes que se celebra este sábado, el director de la Organización pidió colaboración para garantizar un acceso igualitario.

“Las vacunas, pruebas y medicinas son herramientas vitales, pero para ser verdaderamente efectivas se tienen que administrar con otro ingrediente esencial: la solidaridad”, dijo.

In this article