La OCU analiza los hábitos de los españoles tras el confinamiento

La crisis sanitaria del coronavirus ha originado grandes cambios en nuestras vidas y, además, el aumento del número de rebrotes ha provocado una sensación de incertidumbre e inseguridad.

Tanto es así que la población ha cambiado sus hábitos y costumbres, ha aplazado planes y ha dejado de realizar actividades como ir a restaurantes o utilizar el transporte público, tal y como refleja la última encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), junto con asociaciones de consumidores europeas.

Los resultados revelan que «hemos dejado de hacer cosas que solíamos hacer hasta la interrupción de la pandemia» y los motivos principales suelen ser la percepción de riesgo ante posibles contagios, el miedo y la incertidumbre.  

Así, con el objetivo de analizar las costumbres, hábitos y temores tras el desconfinamiento, la OCU ha publicado una encuesta realizada entre el 16 y el 20 de julio a personas con edades comprendidas entre los 18 y 74 años.

¿Qué hemos dejado de hacer?

En comparación con la situación previa a la crisis del coronavirus, la población ha reducido la frecuencia con la que realizan ciertas actividades y utilizan servicios como el taxi o el transporte público. De esta manera, según la OCU, cerca de un tercio de los españoles que salía de forma habitual a restaurantes ha dejado de hacerlo. Además, un 55% ha reducido la frecuencia con la que salen a comer fuera.

Respecto al ocio y cultura, un 53% de las personas encuestadas ha dejado de acudir a eventos culturales y un 33% a centros comerciales. En este sentido, un 27% de las personas que iban a comercios ya no van a las tiendas de ropa, y un 29% a establecimientos de electrónica y electrodomésticos.

Los establecimientos deportivos también han visto disminuida su demanda, ya que más de la mitad de personas (51%) que iban regularmente a gimnasios, pabellones o centros cerrados ahora prefiere no hacerlo.

Por otra parte, ante el riesgo de transmisión, un 36% ya no recurre a los servicios de taxis o plataformas VTC y un 31% ha dejado de utilizar el transporte público. De hecho, esto ha supuesto un incremento del uso del vehículo particular con respecto a la situación previa a la pandemia.

Cambio de planes y prioridades durante las vacaciones

Sin duda, el sector del turismo ha sido uno de los más afectados en España por esta crisis. «La incertidumbre económica, el temor a los rebrotes, a nuevos confinamientos, las restricciones y limitaciones en algunos destinos han hecho que muchas personas decidan cambiar sus planes», subraya la OCU. Por esta razón, según los datos de la encuesta:

  • Un 76% de los encuestados ha cambiado sus planes de vacaciones.
  • Un 40% planeaba viajar al extranjero, pero esa cifra se ha reducido al 22%.
  • Un 16% de las personas encuestadas ha decidido quedarse en casa durante estas vacaciones de verano y no viajar.
  • Un 64% va a gastar menos de lo que pensaba en un principio, y el 30% no gastará nada durante las vacaciones. Según los datos, el gasto medio será de 606 euros.

Las inversiones y compras que estaban planeadas antes de la pandemia también han sido canceladas por buena parte de la población. Así, un 13% ha decidido anular estos planes como, por ejemplo, la adquisición de un vehículo o una vivienda. Un 40% ha aplazado estas actividades más allá de 2020.

Consultas médicas aplazadas o canceladas

Desde que comenzó la pandemia en España, el 33% de los encuestados asegura haber sufrido una cancelación de una cita médica o un aplazamiento (66%), sobre todo en el caso de las consultas con especialistas, fisioterapeutas o dentistas. La encuesta refleja los siguientes datos:

  • Únicamente tres de cada 10 consultas especializadas se mantuvieron.
  • Solo se realizó un tercio de las pruebas diagnósticas previstas.
  • Al 18% de los encuestados le cancelaron una cirugía programada y el 44% sufrió retrasos.
  • Un 12% asegura que estos aplazamientos y cancelaciones han tenido un impacto muy importante en su salud.

¿Cuáles son los motivos?

La incertidumbre ante los rebrotes y la posibilidad de un nuevo confinamiento y el miedo ante el riesgo de contagio son las principales causas. En este sentido, el transporte público es el espacio percibido por los encuestados como más peligroso, ya que el 31% lo considera muy inseguro. Después, las actividades deportivas en espacios cerrados (28%) y los actos culturales (25%) son las que más inseguridad provocan.

Por el contrario, utilizar el vehículo particular, acudir a un supermercado a hacer la compra, ir a tiendas de electrodomésticos o visitar un parque público son las actividades que menor inseguridad perciben. Respecto a los espacios sanitarios y el riesgo de contagio, la encuesta revela que un 32% de los encuestados considera muy inseguro estar en las urgencias de un hospital y un 26% en las urgencias de un centro de atención primaria.

In this article