La nueva ley de la infancia suspenderá el régimen de visitas de los maltratadores

La medida se aplicará cuando haya orden de protección de la madre y los hijos hayan estado expuestos a la violencia.

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, anunció este miércoles que la futura ley de protección de la infancia y la adolescencia incluirá la suspensión del régimen de visitas de los hijos cuando su padre haya maltratado a la madre y ésta tenga una orden de protección.

Esta ley ha incorporado dos enmiendas para proteger a los menores hijos de víctimas de violencia de género, adelantó Rosell ante la Comisión de seguimiento y evaluación de los Acuerdos del Pacto de Estado en materia de Violencia de Género del Congreso de los Diputados.

La primera es que los jueces estén obligados a suspender el régimen de visitas de un progenitor denunciado por violencia de género cuando se hayan dictado órdenes de protección de la madre y haya indicios de que los hijos han estado expuestos a esa violencia.

Otra enmienda está destinada a reforzar que los jueces retiren la custodia compartida a los padres en los casos de violencia de género.

Esta ley orgánica de protección integral de la infancia y la adolescencia frente a la violencia, en la que trabaja la Vicepresidencia de Derechos Sociales, también impedirá que los menores tengan que visitar a su padre a la cárcel cuando haya sido condenado por violencia de género y acabará con la aplicación del denominado síndrome de alienación parental en la concesión de custodias de menores.

Homenaje a las víctimas

En torno a la conmemoración del 25 de noviembre, Día Internacional para la eliminación de la violencia sobre la mujer, el Ministerio de Igualdad celebrará un acto de homenaje a las víctimas de las violencias machistas y Rosell mostró su deseo de que fuera un acto en el que participen todas las fuerzas políticas e instituciones.

«Mi sueño es que pudiéramos hacer un acto de conjunto, de país, les debemos un homenaje de estado a todas las víctimas -de violencias machistas-«, expresó Rosell.

La delegada avanzó además que en noviembre se lanzarán tres campañas de sensibilización contra la violencia machista destinadas a la población general, los adolescentes y los hombres, ésta última para prevenir aquellas violencias que no se identifican como tales que tienen que ver con gritos, acoso y humillaciones.

Críticas a Vox

Rosell criticó durante su comparecencia la intervención de la diputada de Vox Carla Toscano, que insistió que la violencia no tiene sexo y acusó al Gobierno de tener una «falsa preocupación por la mujer» cuando lo que esconde es «avaricia y ansia de poder».

La delegada ha aseverado que la inmunidad parlamentaria no puede utilizarse para «depauperar la institución democrática» que es el Parlamento.

Desde el PP y Vox preguntaron a Rosell por la imputación del magistrado del Tribunal Constitucional Fernando Valdés -que renunció a su cargo este miércoles- por un presunto delito de malos tratos.

La delegada defendió que la Delegación no puede pronunciarse sobre personas que no han sido juzgadas, por respetar su presunción de inocencia: «Nunca he mencionado el nombre de ningún imputado, acusado o sospechoso de violencia machista, trabajamos sobre las víctimas», zanjó.

In this article