La Guardia Civil detiene a un centenar de personas por distribuir grandes cantidades de hachís y marihuana por Europa

Una rama de la organización botaba las embarcaciones por el río Guadalquivir; otra enviaba la droga a Europa en camiones desde una nave ubicada en Dos Hermanas; y una tercera realizaba labores de repostaje desde puertos deportivos ubicados entre La Línea y Manilva.

La Guardia Civil, en el marco de la Operación Mopa, ha desmantelado una red dedicada al tráfico de hachís y marihuana por Europa, que realizaba alijos por todas las costas de Andalucía y además abastecían a otras organizaciones delictivas de embarcaciones, combustible, comida y tripulaciones, lo que ha supuesto la detención de 100 personas y la incautación de 5.040 kilos de hachís y 230 kilos de cogollos de marihuana. La organización disponía de embarcaciones en varios puertos, entre ellos el de La Duquesa, en Manilva, según recoge La Opinión de Málaga.

Según detalla en una nota de prensa la Benemérita, también se han intervenido un arma larga simulada, una pistola taser, cinco vehículos -entre ellos dos camiones-, material de navegación, informático y de comunicación, y abundante documentación.

La investigación se inició cuando se tuvo conocimiento de que una organización estaría botando embarcaciones por el río Guadalquivir, el clan conocido como Monparlet, que además se dedicaba a labores logísticas de ocultación de las embarcaciones de alta velocidad.

Los agentes averiguaron que la organización investigada también estaría botando las embarcaciones entre las localidades sevillanas de Isla Mayor y La Puebla del Río, zona de marismas y por tanto de complicado acceso desde tierra.

Por otro lado, se localizaron varias naves en polígonos industriales del extrarradio de Sevilla, que les servían para ocultar las embarcaciones mientras se realizaban labores de reparación y mantenimiento.

Una rama de la organización se dedicaba al petaqueo (abastecer de combustible a las semirrígidas). Éstas son embarcaciones muy potentes de tres o cuatro motores que necesitan una gran cantidad de combustible. Esta rama tenía pequeñas embarcaciones recreativas que desde los puertos de la Atunara, Sotogrande (ambos de la provincia de Cádiz) y La Duquesa (Málaga) partían para aprovisionar de combustible, comida y si era necesario realizar los cambios de tripulación y así volver a comenzar la ruta del hachís hacia Marruecos.

Durante el transcurso de la operación los agentes han incautado 1.170 kilos de hachís en Matalascañas, núcleo costero de Almonte (Huelva), 3.240 kilos en Adra (Almería) y 330 kilos en La Línea de la Concepción (Cádiz), por lo que la Guardia Civil destacar la potente infraestructura que tenían para realizar alijos por todas las costas de Andalucía.

Camiones con fruta

Otra rama de la misma organización transportaba la droga que introducían en la Península Ibérica hacia Europa. Para ello, utilizaban camiones que ocultaban en un polígono en la localidad sevillana de Dos Hermanas. La droga la ocultaban habitualmente entre frutas alternando el hachís con partidas de marihuana.

Del resultado de estas investigaciones se realizaron aprehensiones en estos camiones, con apoyo de Aduanas de Francia se incautaron en Dax 105 kilogramos de marihuana. En España dos camiones más: uno en Badajoz, donde se incautaron 300 kilos de hachís, y 125 kilos de marihuana en Irún (Guipúzcoa).

In this article