La Generalitat pagará la Seguridad Social de las trabajadoras que cuidan de personas mayores si son contratadas durante un año

La Generalitat de Catalunya quiere combatir la situación de irregularidad laboral que sufren muchas mujeres que se dedican al cuidado de personas mayores o dependientes y que trabajan sin contrato.

Según 20 minutos, el Departament de Treball, Afers Socials i Famílies pagará la cuota íntegra de la Seguridad Social de las trabajadoras de todo un año, un total de 2.685 €, a las familias o personas que ofrezcan un contrato laboral a jornada completa. El plan de ayudas para hacer frente a la precariedad, la desigualdad y la vulnerabilidad de este sector costará 2,3 millones de euros.

Para obtener la subvención la persona contratante garantizará empleo por un mínimo de 12 meses a las trabajadoras que no hayan sido dadas de alta en la Seguridad Social en los últimos dos años. El pago de los 2.685 € anuales para hacer frente a la cuota de la Seguridad Social se avanzará con un anticipo del 60% al inicio de la contratación y se cerrará con el 40% restante cuando se completa el año de contrato. La medida es pionera en Europa y pretende favorecer la regularización de la situación administrativa de muchas personas que se dedican al cuidado de los mayores y dependientes. Otro objetivo es fomentar el afloramiento de la economía sumergida.

La petición solo se podrá tramitar online a través de la web curadelallar.gencat.cat. Será necesario disponer de un certificado digital o un idCAT de emisión gratuita. Sin embargo, hay más de 100 entidades de apoyo para el acompañamiento y asesoramiento en el proceso de la convocatoria. Para más información se puede llamar al teléfono 012.

Un 40% de las trabajadoras sin contrato laboral

En Catalunya, en el sector de la atención a las personas mayores y los dependientes, trabajan alrededor de 100.000 personas y cuatro de cada diez lo hacen sin contrato laboral. La Generalitat quiere regularizar la situación administrativa de estas trabajadoras y así reconocer el valor que merece su función. En muchos casos, este trabajo se convierte en invisible, y sin embargo, estas labores permiten que se pueda atender con dignidad las necesidades de los dependientes al mismo tiempo que otras personas pueden ejercer sus profesiones y contribuir de manera directa e indirecta al desarrollo económico de Catalunya. Además, el gobierno catalán considera que la regularización de este sector tendrá un gran impacto económico, ya que facilitará la obtención de permisos de residencia y trabajo a muchas de estas trabajadoras.

900 trabajadoras podrán beneficiarse de la medida

El gobierno catalán calcula que unas 900 trabajadoras que se dedican al cuidado de las personas mayores y dependientes se podrán beneficiar de esta medida. Se trata de un ámbito laboral mayoritariamente femenino. De hecho, nueve de cada diez personas que trabajan en el sector son mujeres. Desgraciadamente, no tienen ni la visibilidad ni el reconocimiento que se merecen, a pesar de que la normativa actual reconoce el trabajo del hogar y de los cuidados como un ámbito plenamente laboral, con un régimen especial en la Seguridad Social.

Quién puede solicitar la subvención

Pueden solicitar la ayuda las personas físicas que ofrezcan un contrato de trabajo de 12 meses para el cuidado de personas mayores o dependientes en el ámbito domiciliario. Los requisitos son tener más de 18 años, estar empadronado y residir legalmente en un municipio de Catalunya; estar al corriente de las obligaciones tributarias con la Agencia Tributaria y con la Seguridad Social y tener unos ingresos brutos anuales de la unidad familiar según los baremos que se pueden consultar en la resolución de convocatoria.

Quién puede ser contratada

La persona contratada también debe cumplir unos requisitos. No puede haber sido dada de alta en la Seguridad Social en los últimos dos años. Si no tiene nacionalidad española o de un estado miembro de la Unión Europea, debe tener permiso de residencia. En caso contrario, deberá acreditar tres años de permanencia en España a través del empadronamiento, así como no tener antecedentes penales y disponer del informe de arraigo de la Generalitat de Catalunya.

In this article