La Fiscalía investiga el supuesto delito de maltrato animal en el laboratorio Vivotecnia de Tres Cantos (Madrid)

La Fiscalía de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid ha decidido abrir diligencias para investigar un posible delito de maltrato animal en el laboratorio Vivotecnia de Tres Cantos (Madrid). Lo hace después de que la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad haya suspendido este domingo la actividad investigadora de dicho centro por el vídeo denuncia de la organización Cruelty Free Internacional.

Un fin de semana de protestas animalistas

Perros, conejos, ratas y hasta monos siendo hostigados. Es lo que se ve en las imágenes distribuidas por la organización animalista y que publicó el periódico británico The Guardian la semana pasada. Un trato “cruel y extremadamente violento” que, dicen, se lleva repitiendo en el centro de Vivotecnia desde hace dos años, según habría podido constatar la activista Carlota Saorsa.

Para el Gobierno regional son imágenes «que supondrían una infracción muy grave de la normativa que regula el uso de animales de experimentación en este laboratorio de ensayos clínicos». En un comunicado, el Ejecutivo regional también ha condenado cualquier tipo de maltrato hacia los animales y confía “en los principios éticos que rigen la mayoría de los estudios de experimentación animal dirigidos por profesionales de la investigación y la ciencia”.

Aunque en un primer momento la empresa alemana negó la relación de lo publicado con su centro, posteriormente el consejero delegado, Andrés König, reconoció que algunas imágenes le han resultado “impactantes” y “contrarias a los protocolos escritos de la compañía”. Desde Vivotecnia no han querido hacer más declaraciones al ser preguntados por rtve.es, aunque, aseguran, “se ejecutarán las acciones que manden las autoridades”.

Las asociaciones de animalistas levan todo el fin de semana a las puertas del centro pidiendo la liberación de los animales que aún se encuentran en el interior del laboratorio clausurado por la Comunidad de Madrid. Denuncian que, cinco días después, siguen sin saber cuántos animales hay ni a cuántas especies pertenecen ya que “no se les está ofreciendo ninguna información”.

La publicación de estas imágenes ha provocado, además de numerosas protestas civiles, la interposición de una querella criminal por parte de PACMA, Santuario Vegan, Salvando Peludos y en Centro Rainfer que siguió a la primera denuncia de Anima Naturalis ante la Guardia Civil. También se ha promovido una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org que ya ha logrado casi 230.000 para pedir a la Comunidad de Madrid que retire la licencia a Vivotecnia y cierre sus instalaciones en la capital.

Los animales están atendidos según las autoridades

Desde que se conoció lo ocurrido, según indica la Comunidad de Madrid, se trabaja en comunicación “permanente” con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil. Ya se ha traslado un veterinario al laboratorio para salvaguardar la salud de los animales, reconocen.

Paula González Carredo, comunicadora y directora de Million Dollar Vegan, el buen estado de los animales es precisamente lo que más le preocupa. Asegura a este medio que se alegran de que la Fiscalía haya abierto una investigación y pide que se agilice, pero, insiste “llegan cinco días tarde”. Además, añade, “en las últimas horas hemos visto salir humo de las instalaciones y hemos podido constatar que el laboratorio tiene una incineradora” por lo que, temen, “se puedan estar eliminando pruebas”. “¿Para qué necesita un laboratorio sino una incineradora?”, se pregunta.

Clara Blázquez, periodista de ‘La Hora de La 1’ de TVE se ha desplazado a las puertas del centro ubicado en Tres Cantos. Allí, la portavoz de la asociación Supervivientes Perrunos, Ariadna, le ha dicho que «son muchas las organizaciones que han ofrecido sus servicios y sus instalaciones para hacerse cargo» de estos seres vivos, así como algunos los veterinarios homologados que “podrían ayudar a ver cómo están y a hacer una investigación”. “No sabemos si el veterinario que han mandado está para aplicarles la eutanasia o para salvaguardarlos”, ha asegurado.

Desde el exterior del laboratorio, González también ha querido recordar que Vivotecnia “que recibe subvenciones del Ministerio de Ciencia, estaba dentro del Acuerdo de transparencia de la Confederación de Sociedades Científicas y era subcontratado, entre otros, por el CSIC para hacer pruebas toxicológicas, y por el CNIO para realizar toda la experimentación en animales”.

In this article