La apuesta por un sistema energético modernizado y sin emisiones, clave en la recuperación económica

Así lo ha subrayado en varias reuniones de trabajo mantenidas en Navarra para conocer la apuesta de esta comunidad autónoma por una recuperación verde. «Los planes en los que trabaja el Gobierno de Navarra coinciden con la lectura que hacemos desde el Gobierno de España, y con el mensaje principal de la Comisión Europea para salir de esta crisis: un plan verde pensado en el futuro», ha destacado Ribera tras reunirse con la presidenta navarra, María Chivite.

La vicepresidenta ha hecho hincapié en que en este proceso de recuperación «no solamente son relevantes los electrones verdes sino el conjunto de industria que hay detrás, el empleo, la cualificación profesional, el entorno urbano con ciudades mucho más sostenibles, con una movilidad diferente que integre de una manera distinta gracias al aprovechamiento de las soluciones digitales. Y esto, en gran medida, significa hablar de la industria navarra, pionera en innovación y apuesta por las renovables».

Ribera ha destacado que Navarra posee «una economía equilibrada que ha sabido modernizarse a lo largo de los años y que viene trabajando no solamente en una apuesta energética limpia, sino también en un plan de recuperación equilibrado, mirando al futuro y alineado con aquello que entendemos que se corresponde con una visión inclusiva, moderna, innovadora, de la sociedad del siglo XXI: verde, digital, sostenible, pensando en las personas y anticipando esas líneas de innovación imprescindibles».

Ribera ha indicado que el Gobierno de España está preparado para apostar por el tipo de proyectos que desarrolla el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER). «Tenemos un Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que prevé un incremento muy notable de la energía renovable en el tiempo por venir. En poco más de diez años debemos incrementar en 60 gigavatios -GW- nuestra capacidad instalada de energía renovable, y entre 22 y 24 de ellos serán de origen eólico, probablemente con soluciones on-shore y off-shore», ha añadido.

«No se trata solamente de aerogeneradores, sino de distribución, de transporte, de almacenamiento, de hibridación, o de innovación. Debemos ensayar alternativas que a lo mejor todavía no están perfectamente bien definidas, pero que quieren encontrar un espacio propio en ese Real Decreto-Ley 23/2020, que aprobamos el pasado 23 de junio precisamente para impulsar una modernización del marco regulatorio», ha explicado la vicepresidenta.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) prevé que en 2030 el 74% de la generación eléctrica sea renovable, lo que implica sumar 60 GW adicionales, cuya activación posee un gran potencial como palanca de la recuperación económica. Las medidas del PNIEC se han elaborado para potenciar el fortalecimiento y desarrollo de la cadena de valor de la energía en España.

 

In this article