Hallan un criadero de perros en Mazarrón (Murcia) lleno de heces y orina

Los agentes encontraron en uno de los recintos el cadáver de un animal en avanzado estado de descomposición.

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desarrollado la operación ‘Bulmas’, establecida para esclarecer un supuesto caso de maltrato animal en Mazarrón, que se ha saldado con la investigación del propietario de un criadero de perros, al que se le ha instruido diligencias como presunto autor de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, según informa La Opinión de Murcia.

A mediados de mes, guardias civiles del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de Águilas abrieron la operación al tener conocimiento de unos supuestos hechos relacionados con maltrato animal en un criadero de perros del municipio mazarronero.

La Guardia Civil realizó una inspección en la finca donde se ubicaba el criadero canino en el que se constató que las perreras donde estaban alojados una veintena de perros de la raza Bulmastiff carecían de agua corriente y, aunque los animales de encontraban en aparente buen estado sanitario, se encontraban en pésimas condiciones higiénicas, entre otras causas por la acumulación de abundantes heces y restos de orina.

Los agentes del SEPRONA también comprobaron in situ la existencia de varias jaulas de reducido tamaño para albergar ejemplares de esta raza, ya que la altura y envergadura de este tipo de canes, caracterizados por su gran tamaño, encerrados en estos habitáculos se exponen a una notable reducción de su movilidad.

En la finca también se detectó la existencia de un espacio cercado de aproximadamente unos cinco metros cuadrados, que también carecía de agua corriente, de suelo cementado y techo y sin ninguna protección lateral que permitiera refugiarse al animal encerrado de las inclemencias meteorológicas. En este espacio, los guardias civiles hallaron el cuerpo sin vida de un can, al que no se le pudo determinar su raza por el avanzado estado de descomposición que presentaba.

Tras obtener todos los indicios necesarios, los guardias civiles han investigado al propietario del criadero, al que se le ha instruido diligencias como presunto autor de delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, por maltrato animal. Además ha sido denunciado por carecer de diversa documentación relativa al negocio que regentaba.

In this article