Fernando Simón advierte: «Hay jóvenes con cuadros graves de COVID-19 ingresados en UCI»

Los nuevos brotes siguen apareciendo por doquier cuando España cumple exactamente cuarenta días en la nueva normalidad tras el fin del estado de alarma. Solo en las últimas tres jornadas, Sanidad ha contabilizado 122 nuevos focos, según los datos que hoy aportaron Salvador Illa y Fernando Simón y que recoge Sur.

El ministro Illa afirma que la situación no está desbocada a pesar de reconocer que España en los últimos días se han venido notificando una media de 900 casos diarios y de el hecho de que el miércoles, por primera vez desde el confinamiento, Sanidad comunicó más de un millar de contagios con fecha de diagnóstico en las últimas 24 horas. El ministro no solo no habló de una segunda oleada, sino que asevero tajante que el país se encuentra en un «escenario de control» no obstante la «preocupante situación internacional».

Illa y Simón apuntaron datos esperanzadores. El primero es que el 70% de los nuevos casos son asintomáticos. Son enfermos que están siendo detectados por «cribado» y «rastreo de positivos». De hecho, explicaron que en España se están llegando a hacer hasta 50.000 test en días laborables y que en la última semana ha aumentado un 7% el número de pruebas.

Otro factor que, en opinión de los máximo responsable de Sanidad, diferencia la situación actual de la de principios de 2020 es que la edad media de los contagiados diagnosticados ha bajado de los 66 años de marzo y abril hasta los actuales 45. O 40 años si se toma como referencia las cinco últimas semanas. Un descenso en la edad que, obviamente, lleva emparejado una bajada en la gravedad y letalidad de la enfermedad.

Fernando Simon apostilló que es por ello que «hasta la fecha no hay presión asistencial en el sistema hospitalario, lo que no quiere decir que en algún punto concreto, como en Aragón, no haya una mayor presión sobre el sistema que ahora mismo es perfectamente controlable». Sí que quiso hacer hincapié en que no haya un exceso de confianza: «la población que se está viendo afectada ahora mismo es población mucho más joven, más sana, casos que se detectan mucho antes, por lo que se reduce el riesgo de desarrollar cuadros graves». Pero Simón alerta: «Que entre los jóvenes sea menos frecuente no quiere decir que no haya casos graves. Y tenemos ejemplos de ello, tenemos ahora pacientes jóvenes con casos graves ingresados en UCI».

«En los menores de 70 años se está observando un incremento de casos que en algunos casos la quintuplica respecto a los meses anteriores, si bien se están produciendo aumentos de contagios en todos los grupos, siendo el único grupo en el que incremento es residual el de mayores de 90 años», ha apostillado Simón, para insistir en que los jóvenes son el grupo más afectado.

Dicho esto, ha explicado que se están detectando una media de cuatro contactos por cada caso confirmado de Covid-19, de los cuales el 39 por ciento desarrolla síntomas. El número de casos sospechosos en la actualidad se sitúa en los 75.000 semanales, sobre los que al 98 por ciento se les está realizando una prueba PCR.

In this article