Emergencia ambiental en las islas Mauricio por el vertido de un barco petrolero

Greenpeace habla de un “desastre ecológico terrible” con nefastas consecuencias para la economía, la seguridad alimentaria y la salud de la región.

El Gobierno de la isla de Mauricio, famosa por sus playas paradisíacas, ha declarado el “estado de emergencia medioambiental” y ha pedido asistencia a Francia por un vertido de petróleo que se extiende en sus aguas después de que un barco de propiedad japonesa y bandera panameña encallara. “Se ha declarado el estado de emergencia medioambiental”, anunció a última hora de este viernes el primer ministro de Mauricio, Pravind Jugnauth, a través de su cuenta de Twitter.

Unas horas antes, el líder mauriciano había lanzado un mensaje solicitando ayuda al presidente de Francia, Emmanuel Macron, porque, en palabras de Jugnauth, el país africano “no tiene ni las competencias ni la experiencia (necesaria) para desencallar navíos varados” y el naufragio representa un “peligro” para esta isla, vecina del territorio galo de La Reunión.

En las desoladoras imágenes aéreas compartidas por el Gobierno se puede apreciar una “marea negra” extendiéndose sobre las cristalinas aguas de Mauricio, en dirección a las playas.

El vertido se produjo después de que el buque “MV Wakashio”, que es de propiedad japonesa pero navega bajo bandera panameña, embarrancase en el sureste de la isla el pasado 25 de julio.

Se estima que el barco, que navegaba desde China con rumbo a Brasil, transportaba unas 200 toneladas de diésel y 3.800 de petróleo, según publica La Vanguardia y podemos ver en su video que hemos compartido en redes sociales.

Esta semana, el Gobierno de Mauricio confirmó que la nave tenía fugas y que se estaba produciendo un vertido en las aguas de la isla, con grave riesgo para sus arrecifes, playas y albuferas.

La nave permanece varada frente a la zona conocida como Pointe d’Esny, pero su tripulación fue ya evacuada.

In this article