El volcán Cumbre Vieja de La Palma cambia de fase eruptiva y se vuelve más explosivo

La columna volcánica de Cabeza de Vaca está expulsando el magma con mayor fuerza.

El volcán Cumbre Vieja de la isla canaria de La Palma ha cambiado de fase eruptiva en las últimas horas y ha evolucionado a una que es visiblemente más explosiva. En su quinto día en erupción, la columna volcánica de Cabeza de Vaca está expulsando el magma con mayor fuerza, según informa 20 minutos.

Géologos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) explican a 20minutos que en la actividad del volcanismo estromboliano se ven etapas de mayor emisión de piroclastos y ceniza, pero menos lava. Después hay otras etapas en las que la cantidad de piroclastos y ceniza es menor y aumenta el flujo de lava. «Es decir, la cantidad de magma que sale es la misma, pero en diferentes formas».

Científicos de Involcan confirmaban también este jueves que la pluma volcánica (el conjunto de gases que emite el volcán) ha alcanzado los 4,2 kilómetros de altura. El penacho de cenizas y gases afecta a la navegación aérea en la isla. El aeropuerto de La Palma se mantiene abierto, pero hay compañías como Binter que retrasan sus vuelos a la espera de comprobar si se disipan las cenizas.

Además AENA ha establecido áreas temporalmente restringidas del espacio aéreo en los municipios de El Paso y Los Llanos de Aridane para el sobrevuelo en zonas de mar y tierra por debajo de los 3.000 pies.

Mientras tanto, junto a la costa de Todoque, la lengua de lava ha frenado su avance en dirección al mar. Eso sí, ya afecta a una de las carreteras que conecta varios densos núcleos urbanos, lo que ha elevado a más a de 6.000 el número de vecinos que han tenido que ser evacuados por la alerta volcánica, ante la posibilidad de que sus viviendas quedaran incomunicadas por tierra.

El último informe del Comité Científico, de este miércoles, indicaba que la erupción muestra el mismo estilo eruptivo fisural, con mecanismo estromboliano, en una fisura en dirección noroeste-sureste, aunque los expertos creían posible que se repitieran episodios explosivos como los actuales.

166 hectáreas afectadas.
La lava arrojada desde el domingo por el volcán cubre ya más de 166 hectáreas y ha destruido 350 inmuebles, según los últimos datos del sistema de observación terrestre europeo Copernicus. Las mediciones, hechas a las 19:26 horas de ayer, muestran cómo la lava había cubierto 14 hectáreas en 36 horas y había arrasado 30 inmuebles más que los contabilizados el día anterior.

El Departamento de Seguridad Nacional (DSN) reduce ligeramente esa estimación hasta las 150 hectáreas y los 300 inmuebles destruidos.

In this article