El virus del Nilo se extiende a Extremadura con el contagio de una mujer de 52 años

La Dirección General de Salud Pública de la Junta de Extremadura notificó este miércoles al Ministerio de Sanidad elprimer caso en la región de Fiebre por Virus del Nilo Occidental(FVNO).

Se trata de una mujer de 52 años residente en la localidad de Valdetorres, perteneciente al Área de Salud de Mérida (Badajoz), aunque su domicilio fiscal y tarjeta sanitaria pertenecen a Don Benito, según informó en un comunicado el ejecutivo de Guillermo Fernández Vara.

La paciente inició síntomas de cansancio y dolores musculares que la llevaron a ser ingresada en el hospital Don Benito-Villanueva el día 12 por un cuadro febril de 40ºC y los facultativos le diagnosticaron un episodio de meningitis vírica aunque, tras presentar una mejoría, fue dada de alta el día 18.

Durante su estancia en el centro hospitalario se solicitaron pruebas diagnósticas para detectar diferentes virus al Instituto de Salud Carlos III, que este miércoles ha confirmado resultados positivos para VNO.

Una vez confirmado el caso de Fiebre del Nilo Occidental, la Junta de Extremadura ha iniciado el protocolo de vigilancia epidemiológica, que incluye la investigación del caso por parte de la Dirección de Salud del Área de Mérida para identificar posibles lugares en los que la mujer haya podido contraer la enfermedad.

Asimismo, contempla informar al Banco de Sangre de Extremadura para poner en marcha el control específico de los posibles donantes de la zona y, en su caso, la cuarentena de extracciones y comunicar al equipo de Atención Primaria de la zona de salud con el objetivo de que se mantenga la “vigilancia activa”.

Tareas de vigilancia entomológica

Junto a ello se coordinarán actuaciones con el Servicio de Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura y se llevarán a cabo tareas de vigilancia entomológica específica de la zona de residencia de la paciente para comprobar si existe circulación de mosquitos que pueda actuar como transmisores de la enfermedad.

Para ello se colocarán trampas para capturarlos y se determinará la posible presencia del virus en los que sean capturados. Una vez recogidas las trampas se procederá a la contratación de un servicio biocida para el tratamiento de control de vectores de la enfermedad en la zona.

In this article